El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, principal impulsor de la política de “anticipación” de la Junta en su lucha contra el virus.

Las medidas para “anticiparse” a la pandemia en Andalucía cada vez se parecen más a las que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha aplicado sin éxito palpable hasta la imposición del estado de alarma por el Gobierno de Pedro Sánchez. El ejecutivo bipartito de Juan Manuel Moreno Bonilla ha decidido clausurar las clases en la Universidad de Granada y enviar a sus casi 60.000 alumnos a seguir el curso de forma telemática durante las próximas dos semanas. De este modo, el Gobierno andaluz considera que podrá frenar el alarmante incremento de casos registrados en la provincia de Granada, que actualmente registra una tasa de 501 contagiados por cada 100.000 habitantes. Los casos positivos registrados en las últimas semanas en la Universidad de Granada son sólo 236 confirmados y 840 alumnos aislados. Entre sus trabajadores, suman 22 positivos y 148 aislados, un porcentaje mínimo entre la comunidad universitaria de Granada.

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, ha criticado sin contemplaciones la decisión del Gobierno andaluz y considera que la “autonomía universitaria se ha conculcado” por parte de la Junta  y añade que los propios datos científicos contradicen la decisión tomada por Moreno Bonilla para atajar la expansión del virus en la provincia de Granada.

Descontrol universitario en la zona de ocio

Esta decisión del ejecutivo bipartito andaluz se produce después de las celebraciones multitudinarias y sin cumplir las más mínimas condiciones de seguridad, registradas este pasado fin de semana en los lugares de ocio de la capital granadina, muy frecuentados por los universitarios, en un ciudad que experimenta un aumento de al menos el 20% de su población durante el curso universitario.

La rectora de la universidad granadina denuncia que la Junta ha conculcado el principio de autonomía universitaria

También coincide con la polémica generada por la reunión de una veintena de amigos en un local de ocio, donde han posado sin mascarillas junto al secretario de la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía, Rafael Caracuel, del PP, que ha sido el único de los amigos que la portaba en el momento de la foto difundida a través de las redes sociales. Nadie en el ejecutivo autonómico ha pedido disculpas ni se ha pronunciado por este incumplimiento de las normas de prevención anti covid-19 decretadas por la propia Consejería de Salud y de cuya comisión parlamentaria este diputado forma parte en su órgano directivo.

Además de la decisión de mantener abiertos los bares tal y como estaban hasta ahora y de cerrar las aulas universitarias durante dos semanas, el ejecutivo andaluz ha decretado el confinamiento de los estudiantes que residen en colegios mayores y residencias universitarias a partir de las 22 horas.

El portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, ha asegurado que estas nuevas medidas de la Junta forman parte de la estrategia de “anticipación y control” de la Administración autonómica para evitar la propagación del virus, que en Andalucía registra un incremento imparable desde las últimas semanas, con varias localidades confinadas y ciudades de más de 100.000 habitantes como Dos Hermanas, Jaén y Granada con una tasa por encima de 500 contagios.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre