Quien fuera secretario general del PP entre los años 1989 y 1999, Francisco Álvarez Cascos, vuelve a declarar ante el tribunal en el juicio por la financiación irregular del PP, y de nuevo vuelve a desmarcarse de las finanzas y la caja B de Génova, de la que asegura no conocer nada al respecto.

Álvarez Cascos asegura que «yo jamás he manejado ninguna caja B, y lo que le puedo decir es que esas anotaciones que me menciona no tienen nada que ver conmigo (…) Ni he recibido ni he entregado».

Como Cospedal, Arenas y el resto de altos cargos -mañana será el turno de Aznar y Rajoy- Cascos niega la mayor a Bárcenas y asegura que «Esas anotaciones no tienen nada que ver conmigo». 

En su declaración como testigo y convocado por las acusaciones populares, Álvarez Cascos ha incidido en que «absolutamente todas» sus retribuciones a lo largo de su carrera en el PP «están declaradas a Hacienda» e «incorporadas a las declaraciones de la renta» y «han sido transparentes».

Cheques o transferencias

También afirma al declarar como testigo, que las cantidades del PP «siempre las hemos recibido a través de cheques nominativos o transferencias, por tanto, el valor de esos apuntes es ninguno porque no se corresponden en nada de lo que tenga que ver conmigo», ha zanjado.

Ya en noviembre de 2018, Cascos tuvo ayer que comparecer en la comisión de investigación del Congreso por supuestos cobros irregulares que siempre ha negado, pero que la Policía de la Gürtell dio por probado que se quedó al menos con el 11% de los beneficios de las campañas del PP del 2003 y 2004.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre