Cuando hace cinco años se comenzó a ejecutar la vulgarmente conocida como “Ley del Juego”, las primeras reacciones fueron más hostiles que agradecidas. Una legislación que regulaba las operaciones en los casinos online, obligando a los mismos a operar cada uno dentro de su país exclusivamente para facilitar el control del dinero entrante y saliente, no dibujaba sonrisas en boca de todos. Las salas de juego debían restringir su operatividad, comenzando por pasarse al dominio .es en vez de .com, y los jugadores debían declarar a Hacienda los premios obtenidos. Lógicamente, las posibilidades de ganar sumas muy elevadas de dinero se reducían y también las posibilidades de elegir a oponentes que supusiesen auténticos retos. Sin embargo, pasados los años se ha debido admitir que la situación era beneficiosa para todos (casinos, jugadores y gobierno), ya que protegía, a fin de cuentas, los intereses y la seguridad de todas las partes.

Esto no ha quitado, por supuesto, que algunos rebeldes se hayan resistido y hayan estado operando al margen de la Ley con tal de jugar fuera de las fronteras de su país, lo que además ha favorecido, en una línea paralela y sumergida, el blanqueo de dinero e incluso la financiación del terrorismo. Como medida para combatir estas peligrosas prácticas, finalmente ha sido necesario que la ley evolucione y que la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), organismo regulador en España, junto con La Autoridad Reguladora del Juego Online de Francia (ARJEL), la Agencia de Aduanas y del Monopolio de Italia (ADM )y el Servicio de Regulación e Inspección de Juegos del Instituto de Turismo de Portugal (SRIJ) firmen un acuerdo sobre Liquidez Compartida en el Poker Online.

¿Qué significa, en este contexto, “liquidez compartida”? Se trata de la respuesta a la demanda de poder jugar en salas de otros países, es decir, de incorporar medidas que faciliten que se pueda jugar dinero en otro país sin que esto suponga una operación no declarada. De esta manera, las operaciones en casinos extranjeros estarán protegidas contra fraude y estarán reflejadas para unos y otros países, para lo que todas las partes incluidas en el acuerdo deberán orientar sus esfuerzos a evitar el uso ilegal de estos movimientos de dinero a favor de actividades que no tengan que ver expresamente con jugar al poker online. Este acuerdo es relevante para todos los casinos online en estos países (España, Francia, Italia y Portugal), incluyendo también casinos con desarrolladores propios.

Según ha reflejado el Segundo Informe Trimestral del Mercado del Juego Online en España 2017, el poker online habría experimentado un descenso de las cantidades jugadas y del GGR respecto al trimestre anterior y respecto al mismo trimestre en 2016, pero gracias a este acuerdo es muy probable que el informe para el tercer trimestre presente un incremento en ambos puntos, ya que, por otra parte, en Poker Torneo sí que hay un incremento de las cantidades jugadas, lo que revela que las cifras no estarían ligadas a un desinterés hacia este juego, sino una imposibilidad de jugar como uno desearía.

Este es sólo uno de los cambios que reflejan una apertura y un cambio de mentalidad de cara a las operaciones de dinero en internet. Según informaba la DGOJ hace un mes, se están realizando cambios en la moneda Bitcoin para una mayor operatividad de la misma, lo que incrementaría su uso pudiendo llegar a sustituir al papel moneda. Por lo pronto, el acuerdo recién adoptado sobre liquidez compartida promete ser copiado por otros países y ser extendido a otro tipo de juegos más allá del poker online.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − uno =