Solapar y ocultar el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, con el Día Nacional de las Víctimas del Coronavirus no es una propuesta original del partido ultraderechista Vox, sino de la formación fascista y falangista Falange Española de las JONS, que incluso ha agradecido a través de sus redes sociales al partido liderado por Santiago Abascal que haya asumido como propia esta iniciativa parlamentaria, ampliamente contestada y rechazada por la amplia mayoría de formaciones políticas con representación parlamentaria y el movimiento feminista en general.

Falange agradece la iniciativa parlamentaria de Vox y le anima a sumarse a “otras iniciativas falangistas”

El partido dirigido por Santiago Abascal ha copiado íntegramente la iniciativa que el residual partido fascista, sin ninguna representación parlamentaria, planteó hace ya casi un año cuando se decretó el estado de alarma por el Gobierno de Pedro Sánchez. El pasado 30 de marzo de 2020, la formación falangista fundada en 1934 por José Antonio Primo de Rivera publicó un tuit en el que aseguraba que “el 8M el Gobierno debía prohibir las concentraciones de masas para evitar el contagio masivo. No lo hizo y contribuyó a la expansión del virus. Los miles de muertos imputables a esta negligencia y a la falta de previsión merecen ser recordados y que se haga justicia con ellos”. El texto iba acompañado de una imagen con el título de ‘8 de Marzo. Día de las Víctimas’.

Cuando a comienzos de esta semana el vicepresidente de acción política de Vox y eurodiputado, Jorge Buxadé, anunció que llevaría la iniciativa de Falange Española tanto al Congreso de los Diputados como al Senado para implantar el Día Internacional de la Mujer como Día Nacional de las Víctimas del Coronavirus sabía que elegía conscientemente una fecha simbólica que levantaría no solo recelos, sino el más absoluto rechazo desde el movimiento feminista en general y de todas las formaciones políticas que respaldan su lucha hacia la igualdad real.

El vicesecretario general de Falange Española, Jorge Garrido, ha agradecido este martes que Vox haya asumido en su integridad la propuesta originaria del partido fascista. “Vox se suma a la iniciativa de FEJONS para declarar el 8 de marzo como Día Nacional de las Víctimas de Coronavirus. ¡Ojalá se sume a otras iniciativas falangistas, como las que buscan defender los derechos de los trabajadores y pensionistas!”, explica Garrido en un tuit.

Más feminismo que nunca

El intento de la ultraderecha española en general de solapar el Día Internacional de la Mujer con el propuesto Día de las Víctimas no sólo pretende evidenciar una vez más el negacionismo de Vox con la lucha contra la violencia machista, sino que también pretende enfrentar a la sociedad española utilizando a las víctimas de la pandemia como moneda de cambio.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha reaccionado a la propuesta de Vox con un tuit en el que asegura que “a Vox no le gusta el feminismo. Este 8M, más feminismo que nunca”. El mensaje iba acompañado de la fotografía de una pancarta en la que se puede leer: “Lo contrario al feminismo es ignorancia”.

La ‘agenda ideológica’ de Vox

“Estamos obligados a honrar a todas las víctimas del coronavirus. Por supuesto, a todos los fallecidos, a sus familiares, pero también a todos aquellos que han perdido su empleo, que no pueden trabajar, esos más de 100.000 negocios cerrados, esos niños que perdieron meses de escuela, esas familias que han tenido que reorganizarse, mientras el Gobierno de la nación no ha reorganizado nada y sigue destruyendo nuestra nación”, explicó Buxadé en la presentación de la iniciativa de Falange Española de las JONS que pretende llevar al parlamento para su debate. El dirigente de Vox acusa al Gobierno de Sánchez de “incentivar” la participación en las manifestaciones feministas del 8M de 2020 “con la única finalidad de cumplir su agenda ideológica e ignorar la salud de los españoles”.

La soledad de Vox en su ansia de negar la violencia sobre la mujer como una realidad estructural de la sociedad ha quedado patente este martes en el Congreso de los Diputados, donde los representantes de Vox se quedaron completamente solos en su propuesta de sacar adelante una ley de violencia intrafamiliar a cambio de derogar la vigente ley contra la violencia sobre la mujer. Sentados en sus escaños, los diputados ultraderechistas tuvieron que oír en voz alta, uno a uno, los nombres del más del millar de mujeres asesinadas en España desde 2003 por sus parejas o ex parejas. Puestos en pie, los diputados de toda la Cámara Baja a excepción de los de Vox aplaudían a las víctimas como homenaje. Ha sido la escenificación de la absoluta soledad en que la ultraderecha se encuentra por negar y blanquear la realidad de la violencia sobre la mujer.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre