El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el miércoles que está considerando el fin de la nacionalidad para los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en el país. Una  medida más antiinmigración que el presidente americano saca de la chistera al tener muy cerca ya las elecciones presidenciales de 2020.

“Nos estamos tomando esto muy en serio, la nacionalidad por nacimiento, cuando tienes un bebé en nuestra tierra, cruzas la frontera, tienes al bebé, felicidades, el bebé ahora es ciudadano de los Estados Unidos. Es francamente ridículo”, dijo Trump.

El jefe de Estado ha hecho de la lucha contra la inmigración una de sus principales banderas electorales y de política pública, por ejemplo, “tolerancia cero”, haciendo todo lo posible para evitar que los inmigrantes ingresen a los Estados Unidos.

Con la cercanía de la convocatoria electoral, Trump apuesta por un discurso todavía, si cabe,  más duro contra la inmigración y los inmigrantes, racista y que alimenta la xenofobia. Así, Trump ya ha  tildado a los inmigrantes de  criminales, violadores y traficantes de drogas.

La Administración Trump considera que la ciudadanía por ius soli, el derecho a ser automáticamente concedida la ciudadanía del país donde uno nace, es una de las causas que fomentan la inmigración en el territorio estadounidense. Según el Instituto de Política de Migración, más de cuatro millones de niños con al menos un padre indocumentado viven en el país. Trump los llama “bebés ancla”.

Trump  también tiene un plan para poner fin al límite de detención de 20 días de los migrantes que entran por la frontera sur, otro paso en su política para dificultar la inmigración. La medida entrará en vigencia 60 días después de su publicación formal.

Este año, más de 430.000 personas fueron arrestadas cruzando ilegalmente la frontera, muchas de ellas viajando con sus familias, un dato francamente superior comparado con la cifra del pasado año, 100.000.

Los abogados de derechos civiles, activistas e incluso congresistas han denunciado las condiciones en que los niños y adultos inmigrantes viven en centros de detención que describen como “degradantes” e “inhumanos” , y han muerto más de cinco niños.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 7 =