En su carta al presidente del Gobierno, Hostelería de España, Marcas de Restauración (asociación empresarial que representa a los principales operadores de la Hostelería en los Aeropuertos) y los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT quieren expresar su preocupación y malestar por la situación extremadamente grave que sufren las empresas y trabajadores en las zonas comerciales de los aeropuertos de la red de AENA.

En el escrito advierten del riesgo de quiebra de los comercios que hay en los aeropuertos gestionados por Aena, y la pérdida de los 12.000 empleos asociados, por las condiciones en los alquileres que el gestor aeroportuario impone a estos negocios.

Muchos de los locales comerciales que hay en los aeropuertos llevan cerrados desde marzo y la mayoría de los que están abiertos la facturación se ha desmoronado, tanto por las restricciones y la caída en la llegada de viajeros, que ya supera el 70%.

Los locales comerciales de los aeropuertos tienen unas condiciones diferentes a las de un centro comercial o una tienda, ya que las ventas son mayores que las de un negocio en un calle de una gran ciudad, y, por tanto, también las rentas son mucho más elevadas.

Los negocios pagan a Aena una renta mínima garantizada, y una parte variable (un porcentaje de las ventas al mes) y una parte fija, que se calcula en función del tráfico de pasajeros y que se liquida a final de año, ahora en febrero.

Negociación

Aena y los empresarios llevan meses negociando la parte variable. El pasado mes de enero, AENA envió una comunicación imponiendo unas condiciones que establecen una reducción de las Rentas Mínimas Garantizadas claramente insuficiente: 100% en el período de confinamiento estricto, 50% desde el 22 de junio de 2020 hasta el 8 de septiembre de 2021, y el cobro íntegro de estas Rentas Mínimas Garantizadas a partir del 9 de septiembre 2021, aún a sabiendas que el tráfico no se recuperará hasta el año 2024 en las previsiones de AENA más optimistas.

Incluyendo, además, la renuncia expresa a iniciar cualquier otro tipo de negociación en otro momento, independientemente de la evolución de la pandemia, y sin contemplar en ningún caso cualquier extensión de contratos.

La mayoría de los negocios de las zonas comerciales de los aeropuertos han rechazado estas condiciones, porque las consideran abusivas y por qué es insostenible ejecutar esos pagos, por el desplome de su facturación un 80%.

Al no aceptar las anteriores condiciones, AENA ha procedido inmediatamente a facturar el 100% del RMGA del año 2020, lo que significa que el importe de las rentas facturadas en el periodo marzo-diciembre puede llegar a ser hasta 7 veces superior al nivel de las ventas de ese mismo periodo y en el caso de aceptar sus condiciones sería más de 3 veces superior.

En juego el servicio de calidad que se le presta al pasajero

Además, está en juego el servicio de calidad que se le presta al pasajero, que consideramos esencial para la buena imagen de nuestro país como uno de los principales destinos turísticos a nivel mundial.

Ante esta situación, UGT, CCOO y el conjunto de las empresas afectadas hemos coincidido en el negativo impacto que tendría en todo el territorio nacional que AENA no atienda a la necesidad de avanzar hacia el acuerdo, ceda en su inmovilismo y adapte el canon a la facturación real que están teniendo las empresas durante la pandemia. De llevarse a cabo el ultimátum dado por AENA por el que presiona a las empresas a asumir las condiciones de las concesiones sin valorar, de forma realista, el contexto de crisis provocado por la pandemia, estaríamos ante una inminente situación de insolvencia para la mayoría de aquéllas, la entrada en concurso de acreedores y la inevitable pérdida, llegado el caso, de miles de empleos.

Riesgo real para la viabilidad

«Existe un riesgo real para la viabilidad de la mayoría de estas empresas a muy corto plazo y, en consecuencia, peligra la continuidad de más de 12.000 empleos. En la actualidad, a causa de la pandemia, un 75% de estos empleos están en situación de ERTE debido a la minoración del 72% del tráfico de pasajeros en 2020», dicen hosteleros y sindicatos en su carta.

Las empresas de restauración con presencia internacional en el mercado aeroportuario han podido renegociar las condiciones contractuales en el resto de los países de la Unión Europea, fundamentadas en el tráfico aéreo real actual derivado del impacto que ha tenido la pandemia, con limitaciones temporales, pero sin líneas rojas de abuso de poder. Sin embargo, en España no ha sido posible hasta el momento llegar a ese acuerdo.

Los negocios que están ubicados en terminales que están cerradas (como es el caso de la T2 y la T3 de Barajas) están exentos del pago. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre