Un aumento de casos, en algunos países con peores cifras que en la primera ola de la pandemia del coronavirus, ha puesto a los Gobiernos europeos en jaque y se han visto obligados, siguiendo las instrucciones de los expertos en Sanidad,  a tomar medidas para frenar la pandemia. El toque de queda ya está funcionando,  además de en España, en Francia, Italia, Grecia, Bélgica, Eslovenia  e Irlanda, aunque en cada país con sus matices.

En Francia, aunque en ciudades como París llevan con toque de queda desde el 17 de octubre, este sábado,  las autoridades han aumentado el territorio afectado por esta medida y ya hay 46 millones de franceses que tienen restringidos los horarios y movilidad.

El primer ministro francés, Jean Castex, ha tildado de “muy grave” la evolución de la pandemia en su país y ha decretado un toque de queda  que se extiende de las 21.00 a las 6.00 horas.

En Italia, desde este lunes, permanecen cerradas las piscinas, gimnasios, teatros y,  los restaurantes y bares deberán cerrar a las 6 de la tarde y, Aunque se ha evitado el toque de queda a nivel nacional, ya existe en regiones como Lazio, cuya capital es Roma; Campania;  Sicilia; Calabria y Lombardía entre las 0 y las 5 de la mañana. Además, el resto de las regiones tienen el poder de cerrar las áreas donde se registren  aglomeraciones después de las 21 horas.

En Grecia, tras registrar 882 nuevos contagios y 15 muertes por covid-19 en 24 horas. El pasado viernes el primer ministro anunció un toque de queda en algunas ciudades, incluida Atenas, entre las 0:30 y las 05:00.

Bélgica registró este sábado 15.432 casos de contagio por el nuevo coronavirus, el mayor número de contagios diarios registrados en el país desde el inicio de la pandemia. Las autoridades de Bruselas decidieron decretar el toque de queda en el país desde la 22h hasta las 6h  y ordenaron el cierre de las tiendas a las 20 horas.

El Gobierno belga ya había endurecido las medidas el viernes, lo cual se añadió al cierre de bares y restaurantes en todo el país y el toque de queda desde la medianoche a las 5 de la mañana.

Eslovenia se ha convertido en otro de los países europeos en introducir un toque de queda nocturno en todo el país, con el fin de controlar la propagación del coronavirus, el mismo día que declaró formalmente un nuevo resurgimiento de la pandemia. El toque de queda se ejecutará todos los días a partir de las 9 de la noche, con reuniones  limitadas a seis personas y se prohíbe el movimiento entre regiones.

En Irlanda, y ya desde hace un par de semanas, los ciudadanos tienen que  quedarse en casa, han cerrado bares, restaurantes y comercios no imprescindibles aunque  mantienen abiertas las escuelas y las guarderías. Las nuevas normas durarán seis semanas, pero el Gobierno espera poder levantar gradualmente las restricciones hasta principios de diciembre, para que la economía se recupere durante el período navideño.

Todos los países quieren evitar un confinamiento total, como en la primera ola de la pandemia, y así evitar que la actividad económica,  ya maltrecha, empeore.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre