El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha destacado, en la clausura del VI Congreso Europeo de la Empresa Familiar, su apuesta por la estabilidad, la seguridad y el dinamismo de la economía española.

“A partir de su sólida base actual y con unas prioridades claras, España puede dar un salto cualitativo en la próxima década”, ha dicho Sánchez en este foro de European Family Businesses (EFB), una organización que representa a más de catorce millones de empresas.

Sánchez ha señalado que la economía europea se enfrenta a las tensiones comerciales internacionales y las consecuencias del Brexit. Estas amenazas, ha apuntado, exigen respuestas desde los poderes públicos para proteger la seguridad jurídica, allanar la apertura de mercados exteriores y establecer marcos estratégicos que estimulen los sectores de futuro.

España tiene que despejar, además, otras incertidumbres relacionadas con la confianza de inversores y consumidores, «Tras las cuartas elecciones en cuatro años, España necesita estabilidad institucional», ha dicho. El presidente en funciones ha defendido que esta sea también la legislatura del acuerdo para avanzar y acometer las grandes transformaciones pendientes.

En su intervención, ante un auditorio de empresarios de toda Europa, Pedro Sánchez ha subrayado su compromiso con la disciplina fiscal con Bruselas. Un gobierno responsable, ha argumentado, trabaja dentro de los márgenes financieros que permite la realidad económica porque esa gestión rigurosa permite extender la prosperidad a toda la ciudadanía.

Sánchez ha recalcado que hoy son mayoría quienes piensan que crecimiento y cohesión social van de la mano, lo que implica subidas razonables de los salarios, protección laboral y un sector público fuerte y eficiente.

Liderazgo en digitalización y transición ecológica

En su análisis de la situación económica, el jefe del Ejecutivo en funciones ha remarcado que la renta familiar aumenta a una tasa del 5,8%, España crece por encima de la media europea y de manera equilibrada y prosigue la creación de empleo: ya hay más de 19,4 millones de cotizantes y un récord de casi diez millones de afiliados con contrato indefinido. Para mantener esa tendencia, Sánchez ha abogado por bajar el déficit público al 2% del PIB este año y combatir la precariedad. También ha propuesto mejorar la formación a través de un Pacto de Estado por la Educación y la Formación Profesional, una economía de la igualdad, y la implementación de la Estrategia de Nación Emprendedora.

España, ha sostenido el presidente, cuenta con las condiciones para ser un país líder en igualdad de género, en la transformación digital y en la transición ecológica. La Cumbre Mundial del Clima que acogerá en diciembre confirma su capacidad de respuesta y su protagonismo en la lucha contra la crisis climática y «dejará una huella muy positiva en los empleos y en las conciencias».

Una economía al servicio de las personas

Sánchez ha destacado la importancia de la empresa familiar para llevar a cabo los cambios que urgen en España, así como su función social: «La empresa familiar está cerca de las personas y, por lo tanto, es capaz de difundir los valores que necesitamos: una economía al servicio de las personas y no exclusivamente de la necesaria lógica financiera».

European Family Businesses y el Gobierno, ha añadido, coinciden también en que «Europa es el espacio al que pertenecemos». Sánchez ha animado a terminar de construir ese proyecto para hacerlo competitivo ante el resto de potencias mundiales, sin perder nunca de vista su esencia que es la economía social de mercado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × dos =