Nosotros no, nosotros no lo creemos. Opinamos que es muy improbable que Hamilton esté al volante de la Flecha de Plata Negra la temporada 2021. Y esa sensación de retirada del heptacampeón ha aumentado al enterarnos de que hay un precontrato de Mercedes con Williams y Russell para la temporada que viene.

Existe el precedente de un campeón del mundo, Damon Hill, abandonando una escudería, Williams, porque estaba convencido de que el motivo del éxito era él y no el mítico Williams FW18. Lo que sucedió fue que Damon Hill tras haber ganado el mundial de 1996 quedó en el puesto número 12 ka temporada siguiente a los mandos de un Arrow-Yamaha. Y el Williams FW18, el equivalente al Mercedes W11 actual, ganó el mundial de 1997 pilotado por Jacques Villeneuve.

En 1996/97 era el coche antes que el piloto y Frank Williams se permitió demostrarlo no cediendo a las peticiones de Damon Hill.

Ahora también el coche está antes que el piloto (hasta Bottas ganaría probablemente el mundial), por mucho que Hamilton sea un piloto excelente (que nadie duda lo es), y en el lugar de Frank Williams tenemos ahora al CEO de Daimmlerm, Ola Kallenius, dispuesto a demostrarle al mundo que él la tiene más grande que Lewis Hamilton, y que si el británico no se agacha… se va a quedar fuera de la F1.

Pero ¿a Hamilton le merece la pena agacharse? Creemos que no. Ya tiene 7 mundiales y casi todos los records posibles, el octavo título no tiene tanta tanta importancia. Está además, Sir Lewis, completamente borracho de sí mismo después de que le hayan dado título de nobleza en su país, amén de todos los triunfos conseguidos, y todo el dinero también.

No lo vemos bajándose los pantalones, aceptando el salario -brutal todavía a pesar de las rebajas- que le ofrece Ola Kallenius. Y por eso pensamos que no, que no va a seguir en el Gran Circo; más aún cuando hay un George Russell, tan británico o más que él, en la reserva dispuesto a dejarse el alma para convertirse en el nuevo rey.

Admitimos apuestas.

Tigre tigre.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. El Tao del Tigre muestra que las almas no se rigen por razonamientos, por análisis objetivos de pros y contras, sino por pulsiones. Y esa alma quiere, DESEA, por encima de casi todo, seguir en ese pedestal, tan cómodo, tan mimado, tan endiosado. Mientras crea que puede seguir así, seguirá.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre