Hay cosas imposibles, hazañas con las que no se puede ni siquiera soñar, en el mundo de la Fórmula 1, en el fascinante universo de la Fórmula 1 que a veces es solo un circo, pero otras es pura magia y arte y creatividad.

Sucedió en Portimao en el Gran Premio de Portugal en la temporada 2020, supongo que muchos lo recordarán dentro de años y años….

Sucedió que Carlos Sainz saliendo desde el puesto séptimo de la parrilla en menos de una vuelta se puso en cabeza de carrera.

Fue alucinante… ha pasado tanto tiempo, pero nunca lo voy a olvidar.

No nos lo podíamos creer, ni quienes estábamos viéndolo  en la pantalla del Ring, mi viejo bar habitual, ni los comentaristas de la televisión, ni probablemente siquiera los pilotos de Mercedes en aquella época, Lewis Hamilton y Valtteri Bottas.

Botas había conseguido adelantar a Hamilton, algo muy poco habitual, y de repente apareció una mancha naranja como una exhalación y también pasó a Hamilton, así que todo el mundo pensó que Hamilton tenía problemas porque una mancha naranja no podía adelantar una flecha de plata negra. Y entonces sucedió, la mancha naranja, el McLaren de Carlos Sainz, adelanto también a la segunda flecha negra plateada.

Y se puso primero,  durante varias vueltas estuvo Carlos primero.

Y fue maravilloso.

Fue maravilloso porque nos hizo soñar;

y porque nunca olvidaremos ese sueño.

Un bravo y un aplauso y un felicísimo gracias. Gracias Carlos Sainz, por hacernos soñar.

Tigre Tigre

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre