Claro que sí y por supuesto, que Hamilton es un piloto muy bueno y patatín y patatán y todas esas cosas. Pero lo que yo quería era ver al mío, a nuestro campeón, al mejor piloto de todos los tiempos, al que para mí y para muchos es el mejor piloto de todos los tiempos: el gran Fernando Alonso.

Qué asco ver a Hamilton en el podium, sintiéndose como si fuera el ombligo absoluto del mundo, y qué asco porque ahí tendría que estar Alonso…

Alooonso, Aloooooonnssso…

Nos reímos al escucharlo, al viejo Rodrigo, Rodrigo Rey, ex traficante de animales prohibidos y adolescente eterno, borracho y solitario.

Cuándo empezamos a poner en El Ring las transmisiones de Fórmula 1 en directo Rodrigo no hacía demasiado caso, pero se fue aficionando y aficionando, y al final era el más entusiasta, y sobre todo el más fan de Fernando Alonso. Hasta se hizo tatuar un HASTA LUEGO cuando el campeón lo hizo estampar en el alerón delantero de su McLaren.

Rodrigo viene siempre a ver las carreras con las gorritas de Kimoa y un chándal con el número 14 plantado en el pecho.

Alooonso, Aloooooonnssso…

Primero se lo tragó, como cualquiera al terminar la carrera de Istambul, y ¡qué bien Hamilton! y todo eso, pero cuando se empezó a ir la gente del bar, y con la lengua ya húmeda de ron, comenzó a desbarrar:

¡Qué asco Hamilton, lo odio. Alonso se lo merecería mucho más! Alonso es mucho mejor piloto, y sobre todo es el mío, con el que yo voy. ¡. Quéeee aaaaaaaaaaasssco!

Julián Chicheri, el dueño del Ring, levantó la mano para pararle, pero yo negué con la cabeza. Ya habíamos hecho todos demasiada diplomacia con Hamilton y su séptimo título mundial. Rodrigo estaba expresando lo que pensaban muchas personas… yo también, no me importa confesarlo.

¡Qué asco Hamilton, qué asco y qué asco y qué asco! Paso de Hamilton. Yo quería ver a Alonso ahí, se lo merece como el mismísimo diablo, es el mejor, es más luchador, el más incansable.

Alooonso, Aloooooonnssso…

Nos pusimos a aplaudir y a brindar por Fernando.

Libertad de expresión y a tomar por saco la diplomacia y lo políticamente correcto.

Alooonso, Aloooooonnssso…

Otro burbon, por favor, y para Rodrigo Rey un ron (también por favor).

Tigre tigre

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre