El debate de Atresmedia quedará sesgado sin Sánchez.

No han estado acertados los asesores de Pedro Sánchez con el asunto de los debates televisivos dentro de la campaña electoral para el 28 de abril. Primero planta a RTVE, el ente público que debiera recibir cierto respeto institucional por parte del ocupante de Moncloa, y ahora deja compuesta y sin novia a Atresmedia tras la decisión de la Junta Electoral de negar la participación de Vox.

Y es que la ultraderecha era el mayor aliciente de Sánchez para un debate en el que se pudiera poner de manifiesto el bloque a tres de la derecha contra el líder del PSOE.

Una vez que la junta electoral ha dado al traste con la estrategia de Pedro Sánchez, RTVE ha soltado su órdago ofreciendo el debate a cuatro y con señal gratuita para todas las televisiones. Moncloa y Ferraz no han podido negarse y Atresmedia se desinfla con un debate con Casado, Iglesias y Rivera que no tendrá el mismo tirón sin el líder socialista.Los candidatos del Partido Popular, Pablo Casado; Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera, han confirmado su participación el próximo día 23 en el debate de Atresmedia, según ha asegurado este grupo de comunicación, que mantiene su invitación a Pedro Sánchez para que acuda a la cita.

En un comunicado, Atresmedia dice que mantiene la propuesta de debate para ese 23 de abril con la participación de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno por parte del PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos, tal y como dijo este martes tras la decisión de la Junta Electoral Central de que no se celebrara el debate a cinco.

Compartir
Artículo anteriorEl suicidio y la corrupción en Perú
Artículo siguienteLlevan a Estrasburgo la represión de la UE contra los barcos que rescatan personas en el mar
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − nueve =