Ya se han cumplido 144 horas desde que se inició el rescate y todos los miembros del operativo aseguran que el ánimo es “extraordinario” y que no decae. Lo decía esta mañana Rafael Gálvez, jefe del servicio de Protección Civil de Málaga al afirmar que las 300 personas que participan en los trabajos mantienen “una moral que sigue al máximo”.

“El único objetivo es llegar a Julen cuanto antes y eso es una motivación tremenda. No pesan las horas, no pesa el cansancio, no pesa el no dormir. Luego ya veremos, seguro que nos pasa factura, pero esperamos llevárselo a sus padres cuanto antes”, ha concluido el jefe de los trabajos de excavación.

Se han cumplido 6 días de la caída del niño Julen a un pozo de más de cien metros en Totalán (Málaga). Los operarios de varias empresas que trabajan en la plataforma para excavar el túnel vertical están afanándose por llegar hasta el lugar donde se encuentra el pequeño.

El equipo de rescate, sin precedentes, espera perforar este sábado un túnel que permita llegar al menor si no encuentran nuevos obstáculos. Tienen previsto llegar hasta el pequeño el domingo por la tarde o en la madrugada del lunes. Se ha descartado la opción de un túnel horizontal, los ingenieros ultiman la excavación de un agujero vertical en paralelo al pozo donde está atrapado el niño. Un trabajo titánico por la rapidez con la que se necesita hacer, en el que participan un centenar de efectivos y para el que el viernes llegó a Totalán una potente perforadora.

Juan López Escobar, delegado del Colegio de Ingenieros del Sur ha señalado que “es como si Julen fuese el hijo de todos. Si su hijo estuviese ahí iría a por él, ¿no? Pues nosotros vamos a por él”.

Los padres del niño han hecho una petición al nuevo presidente de Andalucía: “No fotos, medios materiales es lo que queremos», han dicho los familiares de Victoria y José cuando Moreno salía de visitarlos.

El nuevo presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, se ha acercado a Totalán. Primero ha tenido una reunión con el operativo de rescate y después ha ido a la casa donde se encuentra la familia desde anoche, cuando los desalojaron del lugar por seguridad, Se trata de su primer acto como presidente de Andalucía tras tomar posesión el pasado viernes.

El Grupo de Emergencias de Andalucía del 112, (Grupo de Emergencias de Andalucía GREA y Protección Civil) continúa apoyando el trabajo incesante de la dirección de la emergencia y de todos los servicios operativos que trabajan en el rescate de Julen.

El ingeniero jefe de las excavaciones ha explicado que la galería horizontal de acceso al pozo también tendrá importantes complejidades técnicas. El equipo bajará mediante una especie de cesta de hierro en la que podrán descender dos mineros, aunque se espera que finalmente puedan ser tres. Con poco margen y a unos 50 metros del orificio de entrada, utilizarán diferentes métodos para arañar cuatro metros a las profundidades del Cerro de la Corona. Usarán martillos neumáticos o picos –entre otros materiales- según el tipo de roca que encuentren allí. Su tarea tardará 20 horas en las mejores condiciones posibles.

“Ahí es donde esperamos encontrarlo”, añade Ángel García Vidal, jefe del operativo técnico.. Pero el pozo tiene 110 metros de profundidad. ¿Y si el niño no está en ese margen? “Habrá que evaluarlo sobre la marcha y ver qué posibilidades hay de realizar más galerías horizontales a mayor profundidad, porque eso siempre supone nuevos riesgos”, relata García Vidal, que siempre mantiene la esperanza de poder encontrar a Julen con vida.

Inicialmente se planteó rebajar en 25 metros la ladera, pero al final se ha dejado en 23. Una vez que se superó el afloramiento rocoso encontrado en la madrugada del viernes, los trabajos se acelerado. Las dos perforadoras están ya preparadas para trabajar. Una para hacer la prospección y, otra, preparada por si se necesitan sus servicios en caso del fallo de la primera. Se pueden hacer hasta 60 metros de galería, aunque el centro de todas las miradas es el tapón de tierra a 71 metros bajo tierra existente en el pozo donde cayó el menor.

El lugar de ese atoramiento es casi la única certeza en los trabajos que quedan por delante, porque no se sabe ni su longitud ni si el niño estará ahí. Por eso, la galería que realizará la Brigada de Salvamento Minero podrá se hará a 72 metros bajo tierra para poder actuar en un margen de tres metros, de 71 a 73 por debajo de la superficie de la montaña.

A partir del inicio de la perforación, quedan 35 horas como mínimo de excavaciones: 15 para la galería vertical y 20 para la horizontal. Un cálculo en condiciones óptimas . “Pero no sabemos qué nos vamos a encontrar en el camino”, advierte Ángel García Vidal, jefe del operativo técnico. Su cara de cansancio va siendo más evidente cada día y que siempre habla con la cautela de quien sabe que, en una obra sin estudios técnicos previstos, puede haber sorpresas bajo la tierra. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =