El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha revolucionado su departamento tras la formación del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Grande-Marlaska sorpresivamente cesa a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, se creía que sería su sustituta si hubiera optado por la cartera de Justicia. Será sustituida en el cargo por el joven magistrado, Rafael Pérez.

También se ha conocido a ultima hora de la noche, el cese de todo el equipo del director General de la Guardia Civil, Félix Azón, incluida la directora de Comunicación, Mar Hedo.

El 29 de diciembre de 2019 la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) hizo un balance en el que pedía el cese de Félix Azón al frente de la Dirección General de la Guardia Civil mediante un informe.

Los motivos que argumentaba la AUGC mayoritaria dentro del Cuerpo son: «la pérdida de confianza hacia este responsable político, básicamente por el desarrollo normativo, claramente negativo en cuanto el ejercicio de los derechos de los guardias civiles, que se ha realizado desde la Dirección General, en los 18 meses que lleva Félix Azón al frente de la Institución”.

Entre los motivos para que pidieran el cese se enumeraban los siguientes:

Borradores restrictivos para los derechos de los guardias civiles inicialmente retirados pero pendientes del informe del Consejo. “Se pretendían aprobar normas restrictivas de derechos, inicialmente retiradas, sobre todo, por el rechazo frontal y las protestas enérgicas que ha emitido al respecto, AUGC,

Borradores restrictivos para los derechos de los guardias civiles inicialmente Normas restrictivas de derechos que siguen adelante, aún con el rechazo mayoritario de las asociaciones: «O peor aún, normas restrictivas de derechos que siguen su tramitación pese al rechazo frontal de las asociaciones”.

Normas que pasan el informe del consejo, pero no se impulsa su entrada en vigor:  «En el tercer bloque nos encontramos con normas que, pese a ser informados positivamente por el Consejo de la Guardia Civil y de interés para los guardias civiles, sencillamente no se impulsa su tramitación definitiva”.

Normas que no se desarrollan incluso aunque estén motivados por sentencias judiciales: «En cuarto lugar, proyectos normativos que no se desarrollan, aunque estén motivados en sentencias judiciales, como la inclusión de las asociaciones de guardias civiles en el órgano directo del ISFAS; el Reglamento de Destinos, que sigue sin solucionar las graves deficiencias en esta materia; o el desarrollo ejercicio del derecho de asociación profesional, que continua sin regulación específica».

Normas que excluyen la participación de las asociaciones en su aplicación: «La gestión de Félix Azón va más allá, e incluso aprueba normas que directamente excluyen la participación de las asociaciones, como es el caso de las Resoluciones de acoso laboral y acoso sexual o por razón de sexo que, por excluir, excluye hasta la participación de la propia víctima”.

La AUGC también denunciaba que “se ha pedido, en primer lugar, explicaciones sobre los polémicos borradores sobre jornada laboral, productividad y vacaciones. Algo que, por cierto, AUGC ha propuesto de forma insistente que se reforme, pues su enfoque adecuado supondría la plena equiparación con otros cuerpos policiales. Pero incluso, aunque se hayan rechazados – y retirados – ante la constatación de las cuestiones tan restrictivas que contenían los textos, no deja de ser sumamente amenazante que el Director General, pese a la insistencia expresa de AUGC, al respecto, Félix Azón no sea capaz, ni siquiera, de declarar públicamente que cualquier modificación al respecto no supondrá retrocesos en materias laborales».

El mes de noviembre pasado, el ministro Grande-Marlaska consideró inoportuno el discurso del jefe de la Guardia Civil en Cataluña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + doce =