La exministra de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones, Magdalena Valerio ha sido elegida presidenta de la comisión del Pacto de Toledo, que este año cumple 25 años.

La diputada socialista ha propuesto a los representantes políticos que componen este órgano parlamentario que se encarga de abordar la reforma de las pensiones, que “no parta de cero”. Durante su discurso les ha pedido que aprovechen el trabajo realizado en la anterior legislatura que “como dirían los juristas, está visto para sentencia”.

La mesa de la comisión la constituyen como vicepresidenta primera Martina Velarde (Unidas Podemos), vicepresidente segundo Miguel Ángel Jerez Juan (PP), secretario primero Luis Santamaría (PP) y secretario segundo Iñigo Barandiarán (PNV).

La exministra ha recordado que “estamos hablando de renovar unas recomendaciones que fueron aprobadas en enero del año 2011 y que deberían haberse renovado en enero del año 2016 es decir hace 4 años”. Para Valerio es muy importante que el trabajo llegue a buen puerto, “porque que hay millones de personas en este país que están pendientes de los acuerdos que adoptemos; los millones de personas que están cobrando prestaciones de cualquier tipo, más de 10 millones de pensionistas, pero también van a estar pendientes, vamos a estar pendiente, las personas que nos vemos más o menos cercano a la edad de jubilación”.

25 años del Pacto de Toledo

Magdalena Valerio ha llamado a los diputados y diputadas de la comisión del Pacto de Toledo “a mantener, en el 25 aniversario de esta comisión parlamentaria, (se creó el 6 de abril de 1985), el espíritu de acuerdo y consenso que ha caracterizado al Pacto, creado para intentar llegar a acuerdos entre las distintas formaciones en materia de pensiones y que no fueran utilizadas como arma arrojadiza por los partidos políticos”, ha afirmado bastante emocionada.

Si hay una comisión en esta casa, el Congreso de los Diputados, en la que se practica el diálogo y a ser posible el acuerdo, es en el Pacto de Toledo. Es una de sus señas de identidad. Ese diálogo tranquilo, sosegado, de debate, de reflexión”, ha destacado Valerio.

¿Por qué no se llegó a un acuerdo en el pacto de Toledo?

Los trabajos de la anterior comisión estuvieron a punto de dar sus frutos, en un borrador con recomendaciones para una próxima reforma de pensiones, pero en el último no fue posible al acuerdo. El pacto no fue posible por la utilización torticera e interesada del PP y Ciudadanos que utilizaron la pretensión de emitir votos particulares por parte de Podemos, para rechazar el acuerdo y tumbar el Pacto de Toledo.

En aquel entonces, la actual ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz era la representante de Podemos en la comisión. Díaz ha rechazado ser la responsable del naufragio del acuerdo y ha señalado que dudaban que el borrador cumpliera con el mandato constitucional sobre las pensiones”.

En el documento se iba a incluir una recomendación sobre la nueva economía, el cambio tecnológico y las nuevas realidades que se plantean. Aunque la recomendación no se definía claramente que los robots cotizasen, sí señalaba que de algún sitio debían salir los recursos para que el sistema siga siendo sostenible, se abría así el camino para que las empresas que utilicen máquinas para sustituir la mano de obra humana terminen cotizando a la Seguridad Social, como viene reclamando UGT desde hace varios años.

Lo que realmente pasó y ha confirmado la propia ministra Yolanda Díaz, fue que Podemos había planteado varios votos particulares sobre las recomendaciones, y esa fue la excusa perfecta del partido de la crispación para levantarse de la mesa del Pacto de Toledo y no seguir con la negociación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 10 =