Lucas Ferro nació en Barcelona en 1990. Criado en Biosca, en la Segarra, se trasladó a Molins de Rei para estudiar en la Universitat de Barcelona la carrera de Ciencias Ambientales, en la que se licenció. Después estudió un máster en Ciudadanía i Derechos Humanos.

Militante en la ciudad desde hace 10 años, fue diputado en el Parlament desde la pasada legislatura, en la que ha presidido la comisión de medio ambiente y ha sido portavoz del grupo parlamentario en la comisión de empresa y conocimiento.

De cara a las elecciones catalanas del 14 de febrero, en la que se presenta en la lista liderada por Jessica Albiach, piensa que son la oportunidad de conseguir un Govern al servicio de la Catalunya que necesita y exige una salida justa a la crisis económica, social y sanitaria que vivimos.

¿Qué se juega el pueblo catalán en estas elecciones?

Son unas elecciones vitales en las que está en juego qué salida damos a la crisis económica. Aún hoy pagamos la respuesta a la crisis de 2008 y si la derecha se impone como fuerza de Govern, pagaremos la crisis durante la próxima década. Nos jugamos seguir con más de lo mismo, con una fórmula que se ha demostrado sumamente ineficiente como la de JxCat y ERC, o bien apostar por la construcción de mayorías progresistas lideradas ideológicamente por En Comú Podem. Tenemos la oportunidad de implementar en Catalunya lo que ya estamos haciendo en Barcelona y en el Gobierno central,

¿Qué necesita realmente Cataluña?

Necesita cambiar el rumbo de la política económica en el Govern. A corto plazo, un plan de rescate para los ciudadanos y el tejido productivo del país -garantía de renta y ayudas directas a los sectores más afectados-. A medio plazo, reforzar el sistema de bienestar, deshacer privatizaciones y encarar la transformación industrial y ecológica de nuestra economía.

¿Cuál es el precio que está pagando el pueblo catalán por la lucha entre independentistas y unionistas?

Hemos vivido diez años de bloqueo por un Govern que se ha desentendido de los retos que vive hoy Catalunya. Es el momento de construir alianzas amplias para ganar la próxima década.

¿Debe Cataluña reiniciarse, pensar menos en el conflicto político y más en la gente?

Necesitamos una salida que garantice derechos al conjunto de la ciudadanía, que reconstruya el bienestar en Catalunya y que ofrezca una resolución, dialogada y acordada, del conflicto. La recuperación y el diálogo deben ir de la mano para dejar atrás esta etapa estéril.

La división de los partidos independentistas, ¿cómo cree que afectará al mapa político catalán?

Electoralmente es difícil de predecir. Pero lo estamos viendo durante la campaña, no solo están divididos, sino que han pasado de mostrar una falsa apariencia de unidad a estar inmersos en una pugna por su espacio. Una guerra en la que todo vale y con la única propuesta de apostar por una fórmula de gobierno que, independientemente de quién la lidere, ya se ha demostrado que no funciona y que traería políticamente, más bloqueo, más política estéril y menos capacidad de afrontar los grandes retos de Catalunya.

A diferencia de lo ocurrido en diciembre de 2017, da la impresión de que los votantes van a apostar por apoyar la gestión de los recursos públicos en vez de por el voto «patriótico», ¿cómo concuerda esto con la atomización de las candidaturas?

La pluralidad política no es novedad en Catalunya. Hoy los ciudadanos tienen la posibilidad de no conformarse con el mal menor a la hora de votar. Nosotros precisamente garantizamos una salida que sitúe en el centro la agenda de Govern recuperación de Catalunya.

¿Hay peligro de que la atomización de opciones políticas provoque una repetición electoral?

Catalunya tiene un Parlament plural desde siempre. No es novedad. Hay quien apuesta por transformar esa pluralidad en un bloqueo: o nosotros o repetición electoral. Nosotros no, es posible que Junts no esté en el próximo Govern y habrá mayorías de progreso disponibles. 

¿Se han difuminado las líneas de división entre independentistas y unionistas?

No estamos en 2017. Hoy hay un Gobierno dispuesto a dialogar y que trabaja avances. Hay quien frente a ello se sitúa del lado del bloqueo, nosotros no. Nosotros queremos tejer alianzas que nos permitan avanzar.

En estas elecciones se van a producir diferentes trasvases de votos de unos partidos a otros, ¿cómo cree que se producirán?

Creo que Cs va a sufrir el hecho de haber utilizado Catalunya como plataforma para acabar abriendo a la extrema derecha la gobernabilidad en España. Seguramente será el trasvase más significativo.

En medio de la atomización de fuerzas, ¿dónde encaja la candidatura de En Comú Podem?

Nosotros somos la fuerza que empuja cambios en España. Frente a quienes quieren bloqueo y frente a quienes quieren que todo siga igual, nosotros somos la garantía de que de esta crisis salgamos reforzando derechos y apostando por mayorías progresistas.

¿Plantearán una candidatura orientada principalmente en lo social o habrá también un espacio para el conflicto político?

Somos un espacio que nacimos para conquistar derechos y para construir un país plural. La cuestión social es para nosotros central: es necesario ofrecer hoy una salida que garantice derechos a las mayorías ante la crisis de la Covid-19.

El hecho de que Podemos esté en el Gobierno, ¿afectará positiva o negativamente a su candidatura?

Somos la fuerza que hace avanzar al Gobierno. Estamos satisfechos con lo que hemos conseguido y somos conscientes de que queda mucho por conseguir. Creemos que la tarea de nuestros compañeros y compañeras afectará positivamente, igual que en Barcelona, porque son el ejemplo de que podemos empujar cambios y garantizar derechos.

La salida de los presos antes de las elecciones, ¿qué peso tendrá en los resultados finales de estas elecciones?

Lo fundamental no es su impacto electoral. Seguramente a estas alturas es difícil valorar el impacto que tienen. Lo fundamental es que debemos avanzar para desjudicializar el conflicto.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Que pereza estos pseudo-pijos de izquierdas. No dejan de ser españoliistas como el resto. Sólo ansían un sueldo Nescafe

  2. Me pregunto qué querrá decir con «una fórmula sumamente ineficiente» del Govern.
    Habrá que tomar como referencia la eficiencia que ha demostrado Ada Colau para «atender los retos que vive hoy Cataluña», y que básicamente consisten en mantenerse en la poltrona a toda costa, pero siempre «en un marco de diálogo y colaboración amplio, que tenga como objetivo mejorar la vida de los ciudadanos»… y lo de los retos, también.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre