Fotos Agustín Millán.

Los médicos residentes (MIR) han denunciado que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso les sustituye por facultativos especialistas, “se nos utiliza como mano de obra barata y, sobre todo en las guardias”, han denunciado

Más de 4.600 médicos residentes de la sanidad madrileña han secundado la huelga que se ha convocado todos los lunes a pesar de las amenazas y coacciones que algunos de ellos han recibido, como: “te voy a bajar la nota”, “te aseguro que conmigo en el quirófano no vuelves a operar” o esta otra “estarías dando una mala imagen y eso te va a dificultar enormemente que al terminar la residencia te contraten”, todas ellas por correo electrónico o de palabra.

A dado lo mismo, los medios residentes por miles han salido a las puertas de los hospitales para reivindicar sus derechos laborales, pisoteados por el Gobierno de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso.

Quieren dejar de ser esclavos

Cómo se podía leer en alguna de las pancartas que ayer portaban los MIR, quieren dejar de ser trabajadores y trabajadoras esclavos. Así se lo han hecho saber al consejero de Sanidad que se niega a negociar un convenio para este colectivo.

Abuso de guardias, nóminas ridículas que hay que mirar con lupa o exceso de responsabilidad son algunas de las quejas de este colectivo de hombre y mujeres que seguirán en huelga indefinida todos los lunes.

Numerosos de estos profesionales han salido a las calles de Madrid en una manifestación para mostrar su desacuerdo con la actitud de la Comunidad de Madrid. Frente a la sede de la Consejería de Sanidad y frente a la de la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS, los residentes han exigido a la Administración sentarse para alcanzar mejoras reales.

“Pese a las múltiples trabas que nos están poniendo en el camino, como los servicios mínimos abusivos del 100% y de su negativa a escuchar nuestras demandas como colectivo, hoy se demuestra que lo único que han conseguido es que el movimiento crezca y se haga más fuerte, y que no vamos a parar hasta que se sienten a negociar con nosotros”, ha declarado Diego Boianelli, presidente del Comité de Huelga MIR y miembro de AMYTS.

Después de que el Comité de Empresa MIR enviase el pasado 22 de mayo el borrador del convenio colectivo para los residentes madrileños, la única reacción de la Consejería de Sanidad ha sido reconocer que ni se han leído el documento. Por otra parte, las reuniones celebradas han servido para cerciorar esta criticada actitud.

En un primer momento, la Comunidad de Madrid únicamente anunció que quien plantearía las propuestas iba a ser la propia Administración; acto seguido, estas medidas presentadas giraban en torno a aspectos ya recogidos desde hace años y regularizados; por último, la Consejería de Sanidad ordenó unilateralmente unos servicios mínimos abusivos.

A pesar de esta maniobra denunciada ante la Justicia de la mano de AMYTS, sindicato mayoritario entre el colectivo médico de Madrid, los residentes han realizado un seguimiento masivo de los paros permitidos. Ya a las 08:00 horas se ha mostrado este apoyo en las concentraciones celebradas a las puertas de todos los hospitales madrileños.

“Se trata de una movilización sin precedentes por parte de los residentes en la Comunidad de Madrid, que probablemente no habría concurrido a este nivel sin la asociación de varios factores: unas condiciones previas pésimas y una pandemia que nos ha agotado física, emocional y psicológicamente”, ha descrito Susana Pardo, miembro del Comité de Huelga MIR y de AMYTS.

Aspectos como asegurar espacios de descanso dignos, la libranza tras las guardias, la supervisión directa obligatoria a los residentes de primer año, la presencia mínima de un adjunto por cada cuatro residentes durante las guardias, el cobro de las guardias localizadas o una subida salarial en una de las regiones más caras del país y que peor paga a los residentes son solo algunas de las propuestas que salen del colectivo.

Fotos Agustín Millán.
Fotos Agustín Millán.
Fotos Agustín Millán.

Los hospitales no aguantan ni una hora sin los MIR

Diego Boianelli, presidente del Comité de Huelga MIR Madrid ha señalado que el Gobierno de Ayuso no pensaban que hubiera una movilización tan masiva “como lo estamos haciendo. La gente está muy harta y cada día el movimiento parece más masivo», afirma.

Este situación de precariedad es un problema estructural de la sanidad pública madrileña, a la que siempre desde el PP han querido privatizar.

“Un residente cuesta la mitad, o incluso menos, que un facultativo especialista. Al ser tan baratos, en todos los hospitales se ha tendido a recortar personal adjunto y aumentar el número de residentes. Se nos utiliza como mano de obra barata y, sobre todo en las guardias, el hospital queda en manos de los residentes, porque no hay plantilla suficiente. Los hospitales no aguantan ni una hora sin los MIR. Son ‘residependientes”, ha denunciado.

“Después del impacto que ha supuesto la Covid en nuestra corta trayectoria profesional, donde nos hemos expuesto a nosotros y nuestras familias por estar en primera línea, nos hemos dejado la piel desempeñando tareas muy por encima de nuestro nivel de experiencia y no nos han recompensado de ninguna forma como en otras comunidades autónomas, los hospitales son una olla a presión. No vamos a aceptar más que la ‘vocación’ sirva de excusa para pisar y explotar a profesionales que se van a encargar de mantener el sistema sanitario en pie”, ha recalcado Pardo.

Por todo ello, el Comité de Huelga MIR continúa instando al Gobierno autonómico a negociar todos estos aspectos que sirvan para acabar con la precariedad de unos residentes que son el futuro de la sanidad madrileña y que han demostrado –ejemplo de ello es su labor durante la pandemia- un duro esfuerzo.

“Estamos dispuestos a cancelar la huelga si la Consejería pone sobre la mesa unas propuestas mínimas firmes a partir de las cuales continuar las negociaciones y se comprometa a cumplirlas”, ha concluido Susana Pardo, miembro del Comité de Huelga MIR.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre