miércoles, 16junio, 2021
22 C
Seville

Los hijos son sagrados. Los de todos, sin distinción.

- Publicidad -

análisis

Nuevo golpe de Casado a la democracia: saca al PP del pacto antitransfuguismo

Desde la Operación Murcia, en la que el PP logró comprar las voluntades de tres diputados tránsfugas de Ciudadanos para derrotar la moción de...

Juana Rivas no cejará hasta recuperar a sus hijos de su progenitor condenado por violencia de género

No lo tendrá nada fácil legalmente, pero Juana Rivas no cejará hasta recuperar a sus dos hijos de su progenitor condenado por violencia de...

El Repaso del 15 de junio: El Gobierno del lado del Santander, los indultos a los presos políticos, y el nuevo escándalo fiscal del...

Como cada día, en El Repaso, analizamos la actualidad interactuando con nuestros lectores. Hacemos un repaso breve de las noticias más destacadas, en formato...

Suiza, Jersey, Andorra… las cuentas ocultas del rey emérito siguen floreciendo por todo el mundo

La Fiscalía suiza sigue tirando del hilo de las cuentas del rey emérito. Según cuenta hoy El Confidencial, durante la investigación del patrimonio real...
- Publicidad-

Pablo Iglesias ha escrito un comunicado público para denunciar lo que están viviendo él y su familia, y al tiempo para poner las cosas en contexto. Yo no soy Pablo (evidentemente) y como mera observadora, y también sufridora en algunos casos de los acosos colectivos que se vienen produciendo en este país, daré mi opinión para quien la quiera, por si sirve y para que quede escrita.

Lo que están haciendo a los hijos de Pablo e Irene es una auténtica aberración. La persecución al vicepresidente y a la ministra, evidentemente también. Pero lo de los menores es digno de ser puesto en negrita, mayúscula, subrayado y con letras de neón si hace falta. Es inaceptable que en ningún lugar del mundo unos niños tengan que verse en la situación a la que una panda de cafres descerebrados e inhumanos les están sometiendo.

¿A usted no le gusta Pablo Iglesias ni Irene Montero? Estupendo. No les vote. Critíqueles en cada comida familiar, en cada reunión de amigos, en las escaleras de su casa. Organice manifestaciones en contra de Podemos, o de quien quiera. Pida su permiso, haga las cosas de manera sensata, y si usted lo considera, se planta con su pancarta y su megáfono a criticar a Pablo o a Irene, o a los dos. Tiene para elegir: la sede de Podemos, los ministerios de cada uno, la puerta del Congreso de los Diputados. Allí puede usted acudir y decir lo que considere. También puede incluso enviarles una carta haciéndoles saber su opinión. Pero lo de ir a casa de la gente, lo de reventar la intimidad de todos los que viven allí, además de ser delito es aberrante.

Seguramente alguno esté a estas alturas pensando: «claro, claro, cuando hacían escraches a Villacís, a Cifuentes no decías lo mismo…. los defiendes porque son los de Podemos, «los tuyos». Un argumento que he leído en redes varias veces. Y ¿saben qué? que he denunciado y condenado todos y cada uno de los escraches que se han producido en este país. No me ha temblado la mano jamás para criticar cualquier tipo de intromisión en la intimidad de nadie. No entiendo de ideologías en este ámbito. El derecho a la intimidad, a que tu familia viva tranquila independientemente de lo que elijas tú como opción política, sexual, religiosa, debe ser sagrado.

No es nada nuevo el hecho de que yo esté en contra de este tipo de actitudes. Y lo he dicho en público siempre, cada una de las veces que se ha producido un ataque de este tipo y se me ha preguntado. No hago distinción, repito. Los hijos de Villacís son tan sagrados como los de Monasterio, Sánchez, Iglesias o Montero. Como los míos o los suyos. Mi vida privada es sagrada, y la de todas y cada una de las personas.

En este país estamos retrocediendo años luz en cuestiones tan básicas como el respeto mínimo hacia los demás. No hablo ya de ser capaces de respetar distintas ideas, que sería necesario -y urgente-, sino que estoy hablando de las más básicas pautas de comportamiento para poder convivir.

Si no entra en la cabeza de determinadas personas una idea tan básica como el hecho de que los hijos de Irene y Pablo no deben vivir con el más mínimo miedo, al igual que los hijos de cualquiera, es que tenemos un problema como sociedad.

Y a nivel sistémico hay que denunciar que no se entiende dónde está la fiscalía cuando hay menores afectados. Porque debería actuar de oficio.

Somos muchas las personas que abrimos las puertas de nuestras casas para Pablo e irene. Pero no se resuelve así este asunto: se resuelve con un rechazo social masivo a la actitud de esos energúmenos que están actuando absolutamente impunes en redes, en la propia casa de Iglesias y Montero o en su lugar de descanso.

Me da igual la política en esto. Hablamos de decencia, de valores y de principios. Estoy harta de conocer a demasiada gente que sufre porque los que tienen miedo son sus hijos. Y los hijos son intocables. Los de todos. Aprendan a debatir sus ideas y demuestren que algo han aprendido de lo que significa la democracia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El silencio de los corderos

Siempre he mostrado mi pasión por los trasuntos de la polis. Comprendo a quienes, hastiados, se desentienden de la política mas, lo quieran o...

Olivia y Anna

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra indeseable. Como un credo abominable. Existe el horror. Existe como un demonio sutil...

Los casinos online y los eGames experimentan un crecimiento sin precedentes: ¿Por qué?

Con la crisis sanitaria el sector de los casinos online ha alcanzado cifras récord en muchos países. Sólo en el último trimestre de 2019...

Derechos y deberes

En una entrevista hecha por La Razón de modo telefónico, que apenas ocupa una docena de líneas, Savater reivindica su derecho a salir a...
- Publicidad -

lo + leído

El silencio de los corderos

Siempre he mostrado mi pasión por los trasuntos de la polis. Comprendo a quienes, hastiados, se desentienden de la política mas, lo quieran o...

Olivia y Anna

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra indeseable. Como un credo abominable. Existe el horror. Existe como un demonio sutil...

Los casinos online y los eGames experimentan un crecimiento sin precedentes: ¿Por qué?

Con la crisis sanitaria el sector de los casinos online ha alcanzado cifras récord en muchos países. Sólo en el último trimestre de 2019...

Derechos y deberes

En una entrevista hecha por La Razón de modo telefónico, que apenas ocupa una docena de líneas, Savater reivindica su derecho a salir a...