La Policía Nacional de Burgos intervino la pasada madrugada en una fiesta ilegal en un polígono industrial de la ciudad, según informa la Delegación del Gobierno de Castilla y León.

Los jóvenes superaban los límites de reunión de cuatro personas, habían saltado el toque de queda, que en Castilla y León es a las ocho de la tarde, y estaban sin mascarilla.

Esta madrugada la Policía Nacional recibió en la Sala del 091 una llamada procedente de un vigilante de seguridad del Polígono Industrial de Pentasa, donde varios jóvenes habían saltado la valla del recinto industrial por diferentes zonas, dirigiéndose a una nave, la cual carecía de actividad y en la que se pudiera estar celebrando en su interior una fiesta ilegal.

Los agentes policiales accedieron al interior de la nave, puesto que la puerta de entrada se encontraba medio rota, encontrándose a numerosos jóvenes con la música alta, bebiendo, fumando y sin mascarilla, lo que evidencia que estaban reunidos y celebrando una fiesta.

Un total de once jóvenes (nueve chicos y dos chicas), de entre 19 y 24 años, han sido identificados levantando la Policía Nacional a todos ellos actas por el incumplimiento de la limitación horario, actas por estar reunidos más de cuatro personas y actas por no llevar las mascarillas puestas. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre