Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias, Junta Andalucía

La cronología de una chapuza anunciada. La gestión del consejero de Sanidad de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha sido calificada de negligente por la tardanza en alertar del brote de listeriosis por la carne mechada de la marca “La Mechá”.

El Ministerio de Sanidad ha activado los sistemas de alerta y comunicación con las autoridades europeas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) “ante la posibilidad de que se identifiquen casos de listeriosis en otros países”, como ha anunciado esta misma mañana la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo. Se trata de prevenir la “posibilidad de que algunos de los turistas que visitan nuestro país puedan haberse llevado alguna partida de la carne infectada de listeria a sus países de origen, o por si hubieran consumido en nuestro país”, ha explicado la ministra. No hay constancia de ningún caso conocido fuera de nuestras fronteras.

Segunda víctima mortal

Mientras tanto, el Gobierno de Cantabria ha comunicado el fallecimiento de un hombre de 62 años diagnosticado de listeriosis en el Hospital Sierrallana que ingresó por un cuadro febril y presentaba múltiples patologías graves, lo que le acabó provocando la muerte. Desde la Consejería de salud de Cantabria se asegura que no tiene relación con la alerta alimentaria generada en Andalucía. No obstante, se está investigando si pudiera tener alguna relación con el brote de la carne «La Mechá», aunque es poco probable.

Una mujer sevillana, María Teresa Villanueva del Ariscal (Sevilla), a quien su ginecólogo le dijo que su caso había sido mala suerte tras sufrir un aborto a los cuatro meses de gestación debido al desconocimiento en el hospital del brote de listeria -agravado por la mala gestión de la Consejería de Sanidad andaluza-, ha afirmado que llegará hasta el final para pedir responsabilidades, y averiguar, con los datos que hoy conocemos, si su bebé pudiera haberse salvado.

Otra de las mujeres afectadas que consumió la carne mechada con listeria en un bar de Sevilla terminó dando a luz de forma prematura en su 33 semana de gestación. Tanto ella como su marido y su hijo habían consumido montaditos de carne mechada en el establecimiento y tras sufrir distintos síntomas cada uno les diagnosticaron la infección durante sus vacaciones en Gijón.

La familia regresó de urgencia a Sevilla, donde una punción en la médula del feto detectó que aún estaba sano, pero el análisis de la placenta concluyó que ésta ya presentaba listeriosis. Ante el altísimo riesgo, se adelantó el parto.

FACUA-Consumidores en Acción reclamó a la Junta de Andalucía que dejara de minimizar este gravísimo problema de salud pública y emprendiera actuaciones para que la hostelería y los pequeños establecimientos de alimentación dejaran de servir la carne contaminada.

Un cúmulo de errores retrasó la alerta por lo menos cinco días. La retirada del producto de los puntos de venta se produjo el 20 de agosto, de forma sorpresiva. Hasta ese día todavía se podía comprar productos de la marca “La Mechá” en los puntos de venta de varias comunidades autónomas. Incluso se podía consumir bocadillos con la carne afectada por listeria en algunos establecimientos de Andalucía, según denuncia Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

El jueves 15 de Agosto la Consejería de Salud hizo público un comunicado para anunciar la marca de la carne que provocó los cientos de casos de listeria.

El viernes 16 de agosto el subdirector de Protección de la Salud de la Junta de Andalucía dijo: «No hay carne en el mercado», en relación a la retirada de la carne mechada adulterada. Era totalmente falso, y aún más, no se habían retirado todas las partidas de los puntos de venta.

El equipo jurídico de FACUA está ultimando la querella que interpondrá en los juzgados de Sevilla contra la empresa responsable del brote de listeriosis.

Productos La Mechá vende: carne mechada, lomo con pimentón, lomo al jerez, chicharrón, manteca colorá, pringá, zurrapa de hígado, crema de carne mechada y zurrapa de lomo. La Junta sólo pidió análisis del primero. Hasta el 19 no ha solicitado del resto.

El día 20 de agosto se conoció que un error en el laboratorio del Ayuntamiento de Sevilla retrasó hasta cuatro días la identificación de la carne mechada contaminada con listeria. Esto hizo que se perdieran cuatro días para la declaración de la alerta sanitaria por parte de la Consejería de Salud y Familias de la Junta.

Pero desde el propio ayuntamiento atribuyeron el error a que las muestras venían mal etiquetadas por la propia Junta de Andalucía, que era la encargada de recogerlas e identificarlas.

Se está informando que solo comiendo el “producto contaminado” se puede infectar por listeria, cuando se puede producir una contaminación cruzada con cualquier otro alimento que haya entrado en contacto con la carne mechada “La Mechá” con listeria de forma directa o indirecta a través de cuchillos, máquinas cortadoras o manipulación, sin seguir medidas de higiene.

La Junta de Andalucía dijo el viernes 16 de agosto que la partida sólo se había distribuido en Sevilla y alrededores. Días más tarde se publicaba que también llegó a Castilla y León (Segovia), además de la Comunidad de Madrid, Extremadura, Islas Canarias, Castilla-La Mancha.

El 9 de agosto se puede leer en un informe del laboratorio que “sin haber concluido el período de análisis, es indudable que una carne mechada es positiva a listeriosis”, identificando erróneamente “con la carne elaborada por un establecimiento de Benaoján”, en la provincia de Málaga.

No fue hasta el 14 de agosto cuando el Laboratorio Municipal de Sevilla notificó a la Junta que “había habido un error” y que “los resultados iniciales (todavía provisionales) positivos no se correspondían con la carne mechada elaborada en el establecimiento de Benaoján (Málaga), sino con la del establecimiento Magrudis, ubicado en Sevilla, que elabora la carne que se distribuye con el nombre de La Mechá”. Suma y siguen los despropósitos.

La alerta  internacional se produce tras un incremento en la cifra de afectados. Jesús Aguirre, consejero andaluz de Salud, ha afirmado que en su comunidad ya son 132 (18 más que el martes), a los que hay que sumar cuatro en Extremadura y tres en Cataluña, Asturias y Aragón.

El total de infectados asciende a 145. La Junta informa de posibles casos sospechosos, que ascenderían a 529. 23 son mujeres embarazadas que siguen hospitalizadas en Andalucía, tres de ellas en la UCI. La única víctima mortal es la mujer de 90 años fallecida en la madrugada del pasado lunes en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + nueve =