Foto: Agustín Millán.

Pedro Sánchez es un superviviente de la política y una nueva decisión judicial, como la sentencia condenatoria de la Gürtell que le llevó a contar con el apoyo mayoritario de toda la izquierda para la moción de censura contra Rajoy, podría volver a favorecerle en los casi seguros comicios de noviembre.

Ayer comenzó Sánchez su particular campaña electoral en esta cruzada contra Unidas Podemos y vuelve a tener de su parte una decisión judicial que, sin duda, ayudará sin pretenderlo, en los resultados de la repetición de comicios.

En su propuesta de Gobierno progresista, pero unilateral, Sánchez ha trato de poner contra las cuerdas a Pablo Iglesias. El presidente en funciones se la jugaba todo a unas elecciones que a nadie, salvo a él, le interesa repetir en estos momentos.

Bipartidismo

Si el PP jugaba o soñaba con la idea en torno a volver al bipartidismo, con la decisión del juez de imputar a más de 40 cargos y ex cargos populares, entre ellos la hasta ahora intocable Esperanza Aguirre, todo se le ha venido abajo.

Para acabar de rematar, el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, ha minimizado el problema que suponen para el partido las imputaciones de Aguirre y Cifuentes. «Ningún tipo de preocupación». «Me gusta opinar siempre al final del proceso», ha subrayado, antes de esgrimir un listado de 100 cargos públicos del PP que «han sido declarados inocentes». «Equivalen más o menos a todos los investigados por los ERE socialistas«, ha dicho ante los periodista sin tan siquiera pestañear.

Esta postura popular, de negar la evidencia o hacer frente al problema interno de corrupción, ya le ha ocasionado serios disgustos y puede que tenga también respuesta en los próximos comicios electorales.

Menos entusiasmo

Así, Pedro Sánchez sigue en su particular batalla contra Pablo Iglesias. Mientras el de Unidas Podemos está dispuesto a morir matando, el secretario general del PSOE cree que unas elecciones le darán más escaños y opciones de gobernar con más fuerzas ante el resto de partidos de la izquierda que salgan de los resultados electorales.

Pedro Sánchez se arriesga, pero tienen opciones de que el envite le salga bien. Mientras, Unidas Podemos se prepara también para las elecciones donde Iglesias siempre consigue mejor resultado del que le dan las encuestas.

La suerte está prácticamente echada. Habrá elecciones en noviembre casi con absoluta seguridad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre