El Supremo reduce la condena de un profesor del Opus que abusó de un menor en Vizcaya y ha ordenado una rebaja de su condena. De 11 años pasa a 2, al considerar  que los hechos más graves denunciados por el estudiante no quedaron suficientemente probados durante la vista oral. La Asociación Infancia Robada (ANIR) se solidariza con la familia Cuatrecasas Cuevas y con su hijo, víctima de episodios de violencia sexual cometidos por el profesor y enfoca sus reproches en  el  Opus Dei.

A través de un comunicado al que ha tenido acceso Diario16, ANIR, reprochan la defensa que el centro y la asociación de padres y madres de familia del mismo hicieron y hacen de un profesor pederasta condenado ahora en firme por el Tribunal Supremo y tildan de “insoportable” y “condenable” el  silencio que el Opus Dei ha mantenido durante todo este tiempo “sin preocuparse en absoluto de la víctima, pese a las presiones y amenazas que la propia víctima y su familia tuvieron que soportar en soledad”.

Asimismo, ANIR, como siempre hace con todos sus asociados y asociadas, quiere una vez más “mostrar su apoyo incondicional y su solidaridad, reconocimiento y respeto a todos ellos y ellas” y reiteran el apoyo afirmando que “no están solos, nunca lo estarán en lo que a esta asociación respecta”, afirman.

Vamos a seguir trabajando, ayudando, escuchando y apoyando todas las denuncias y a sus denunciantes, para lograr, arrimando el hombro, que puedan mirar hacia delante con seguridad, sin tener que aguantar que se les considere héroes porque en un Estado de Derecho nadie que denuncia un delito, sea cual sea, debe tener la consideración de valiente, como prueba de heroicidad”, destacan.

En este sentido desde ANIR subrayan que “las víctimas buscan verdad, justicia, memoria, dignidad, reconocimiento y reparación” y advierten: “Seguiremos buscando esos elementos hasta el final, desafiando negacionismo, minimización y ninguneo”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Seguro que la mayoría de los miembros del tribunal supremo son miembros de esa orden macabra. No olvidemos que la ONU condenó a la monarquía sacerdotal del Vaticano por proteger y amparar a pederastas. Y estos monstruos siguen en la misma.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre