El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, vuelve a a sembrar la polémica al asegurar el sábado en plena misa de Corpus Christi que las vacunas contra el coronavirus se fabrican «con células de fetos abortados”.

Así, en su homilía, según confirman varios testigos, el cardenal insistió en que “El demonio existe en plena pandemia intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y curaciones. Nos encontramos con una dolorosísima noticia de que una vacuna se fabrica a base de células de fetos abortados, así de claro«, arrancaba el religioso, haciéndose eco de este bulo, para después continuar señalando que eso «es ir en contra del hombre”.

A juicio del cardenal, a pesar de que se ha desmentido desde hace semanas que esto fuera cierta, ”eso es inhumano, eso es cruel. No podemos alabarlo ni bendecirlo, todo lo contrario. Hemos de luchar por otra manera de actura, a favor del hombre, no en contra del hombre. Eso es despreciar al hombre mismo, primero se le mata con el aborto y después se le manipula. ¡Mira qué bien, ya tenemos una vacuna! ¡No señor, tenemos una desgracia más obra del diablo, eso es lo que quiere el diablo!«, insistió el cardenal de Valencia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPedro Sánchez, que la nueva normalidad no le cambie
Artículo siguiente¿Gastos o inversiones sociales?
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre