Franco inaugurando un pantano.

Cada vez que se inicia una tertulia o debate, los nostálgicos del franquismo, para justificar la importancia del dictador en la Historia de España, suelen recurrir reiteradamente al supuesto legado impagable que dejó a los españoles de futuras generaciones. Así, los defensores de Franco −generalmente sin aportar ni un solo dato ni fecha, quizá porque hacerlo dejaría en evidencia sus falsos argumentos históricos−, acostumbran a decir que logros como la puesta en marcha de la Seguridad Social, el establecimiento de las Magistraturas de Trabajo, la instauración de las vacaciones pagadas, la industrialización, la fundación de Iberia y Telefónica, las ayudas a las familias numerosas y hasta la importación del capitalismo en España se los debemos al dictador.

La panoplia de falacias puede ser desmontada rápidamente, ya que una simple consulta a los libros de historia basta para confirmar que tales “hitos” en realidad no son más que “mitos”. Es decir, las mentiras del fascismo que conformaron, eso sí, el gran legado del general durante 40 años de terror y represión. La Seguridad Social, como ya ha publicado Diario16, se creó en 1883 a través de la Comisión de Reformas Sociales; el embrión de los tribunales laborales se remonta a la ley de Jurados Mixtos de 7 de mayo de 1931, con la Segunda República, siendo ministro de Trabajo Largo Caballero; las vacaciones pagadas se aprobaron en 1918 para militares, maestros y empleados públicos (en 1931, con la ley de contratos de trabajo, se consolidó para todos los trabajadores); la escasa industria española, aunque floreciente en el País Vasco y Cataluña, nació en el siglo XIX; y Telefónica se fundó en 1924, mientras Iberia echó a volar en 1927.

Pero quizá, por encima de todas las patrañas franquistas para justificar la gran obra de un hombre que en realidad pasará a la historia por haber desencadenado una guerra civil que costó un millón de muertos al país, destaca especialmente una: que Franco llenó España de pantanos para acabar para siempre con la pertinaz sequía. No hay más que echar un vistazo a los titulares de los periódicos de 2019 para comprobar que tampoco aquella obra faraónica sirvió para acabar con un problema endémico que seguimos padeciendo pese a que media España está plagada de presas de hormigón. Hoy sabemos que la falta de lluvia y la desertización tiene que ver sobre todo con el ciclo de cambio climático, aunque Aznar, fiel albacea de la herencia política de Franco, siga negándolo tan pertinazmente como la sequía.

Llenar España de embalses no evitó la nefasta sequía, pero es que además tampoco ese megaproyecto se puede atribuir en su origen a la audacia franquista. En efecto, a principios del siglo XX se puso en marcha el primer intento de planificación hídrica con el Plan General de Canales de Riego y Pantanos de Rafael Gasset (1902), también conocido como “Plan Gasset”. Si bien es cierto que hoy se cuestiona la utilidad de aquella iniciativa, se considera el germen de la primera planificación hídrica a nivel nacional. Más tarde, ya en la Segunda República, las obras continuaron con el Plan Nacional de Obras Hidráulicas de 1933, impulsado por el entonces ministro del ramo Indalecio Prieto.

Tras el final de la guerra, en 1939, la España seca no solo estaba acuciada por la sequía sino devastada por cientos de batallas. De ahí que Franco decidió crear el Instituto Nacional de Colonización, un organismo dependiente del Ministerio de Agricultura para reactivar el destruido sector agrícola. A través del Plan de Transformación y Colonización aprobado por el Gobierno franquista en 1952 se trató de dotar a la agricultura de un sistema mejorado de electrificación, riego, proceso de fabricación y transformación y comercialización de productos agrarios. Fue ahí cuando la construcción de presas adquirió la máxima importancia. Pero la política hidráulica de construcción de embalses en España, acertada o errática, fue consecuencia de un desarrollo programado a través de los tiempos y con diferentes regímenes y gobiernos, tanto democráticos como autoritarios. Todas las generaciones trataron de aportar su piedra a los embalses, aunque la propaganda franquista y el NO-DO, hábiles como siempre en sus estrategias goebelsianas de manipulación, supieron apuntarse el tanto hasta calar en las mentes de los españoles la imagen que ha quedado para siempre: la de Franco omnipresente subido a la torreta de una central hidroeléctrica y admirando su obra como gran hacedor de agua y único salvador contra la sequía.

Fue Indalecio Prieto quien en un discurso en Alicante dijo aquello de que la política hidráulica “no debía ser ni de un partido, ni de un Gobierno, ni de un régimen; la política del agua debe ser de Estado, al margen de los vaivenes electorales”. Sin embargo Franco, como otras muchas cosas, supo patrimonializar a mayor gloria de su persona una obra que, sin duda, fue logro de todos a lo largo de la historia.

Apúntate a nuestra newsletter

11 Comentarios

  1. Menuda chorrada de artículo: claro que Franco no es el único como lo muestran el acueducto romano de Segovia y todo el sistema de regadío de los árabes y norteafricanos que llegaron aquí y así sucesivamente. Pero no se puede negar que fueron muchos los que contribuyeron y entre ellos también lo hizo Franco, cosa que el propio Felipe González agradeció durante una de las fuertes sequías después de haberse mostrado crítico. Una cosa es juzgar a un personaje de la historia de España y otra darle la vuelta sus acciones para que parezca no haber obrado con acierto donde si lo hizo.

    • Primero, es “VENGADOR CON V NO CON B” y “JUSTICIERO CON J” (ya denotas por tu ortografía que mucho no estudiastes y menos entender las cosas). Y segundo. aquí se habla de una plan hidráulico aprobado por un gobierno, y ya eso los republicanos lo hicieron antes que tu querido y odiado por el planeta entero, Franco.

      • Por cierto, no se dice “estudiastes”, sino estudiaste, hasta el corrector ortográfico de Win te lo canta. Si criticas el nivel educativo de una persona, procura mostrar cierta coherencia.

  2. Este artículo es una verdadera vergüenza, que pone en el mismo nivel toda la obra hidráulica de Franco, que ni tenía comparación antes ni la ha tenido después, con una frase del padrón del Vita y asesino con su escolta de don José Calvo Sotelo, el inclito Indalecio, que fue la gota que colmó el vaso para el inicio de la guerra. Y si la política hidráulica no tiene que ser de partidos, porque Narbona no está repudiada con su jefe ZP por parar el PHN?

    • Tienes razón,tiene sesgo ,la Izquierda viene infecta desde su brazo internacional diseñado para reventar soberanías ( lo hicieron con Rusia y con China y siguen…).
      Anda que no destruyó Felipe el tejido industrial español,lo dejó en la mitad que había con Franco,ahora con el pretexto ecológico tenemos una de las facturas eléctricas mas caras de Europa ,así no podemos competir y lo saben, por eso lo hacen.

  3. ¿este es un periódico humor ? .Quiere hacer creer tanto el columnista como la linea editorial , que los datos históricos son falsos y que quien los defendemos somos unos desinformados .Como diagnostico estáis falseando y/o mintiendo ,mal si no lo sabéis y si lo sabéis peor .
    ¿Publicaran esto? ¿lo mantendrán?

  4. Auténtica vergüenza de articulo
    España llegó a ser 8 potencia GRACIAS A FRANCO
    Por mucho que queráis pisotearlo
    Si hubiera ganado la guerra la izquierda seríamos una cuba muerta de hambre

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre