Los discursos no sólo cambian para Pedro Sánchez en cuestión de semanas. Y es que la política da un giro de 180 grados para todos. Prueba de ello es que el “nuevo doberman” de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y su nuevo jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, criticaba duramente en el 2019 al hoy vicepresidente de Madrid de Ciudadanos, Ignacio Aguado. La verdad es que entonces se daba por hecho que el PSOE podría gobernar en la comunidad con la ayuda de Unidas Podemos y Más Madrid y ni siquiera el que fuera hombre de confianza de Aznar podía imaginarse a la Ayuso -hoy su jefa- al frente de la comunidad.

Rodríguez era entonces asesor de campaña de Isabel Díaz Ayuso, y acusó al padre de Ignacio Aguado, hoy vicepresidente del Gobierno regional y líder de Ciudadanos en Madrid, de cobrar “por la cara” 102.000 euros de la Asamblea de Madrid:

Rodríguez, aunque ha tratado de borrar el rastro en sus redes sociales, publicó entonces en Twitter que:

Al padre del señor Aguado le dieron un contrato de 102.000 euros por la cara en la Asamblea de Madrid. Ya puestos, habrá que investigarlo todo, ¿no?”.

— MÁR (@marodriguezb) September 3, 2019

Sorpresa en Ciudadanos

Esto explica que ayer Aguado apenas supiera cómo reaccionar al conocer que Ayuso fichaba a Rodríguez como su jefe de gabinete.

Según publicada ayer diario16.com, la decisión ha cogido a contrapié al socio del PP en la Comunidad. Ciudadanos se ha visto sorprendido por esta decisión que Ayuso no les había comunicado hasta poco antes de que saltara la noticia. De hecho, el vicepresidente de Madrid no ha tardado en reconocer su disconformidad con este contratiempo y respaldo al pasado.

Este fichaje supone la vuelta al sector más rancio del PP que confirma la política que quiere hacer Ayuso en Madrid.

Se trata de alguien de la máxima confianza de la hoy presidenta, cuya campaña dirigió para alcanzar el Gobierno regional. De hecho, Miguel Ángel Rodríguez, tras la caída de Aznar, ha vivido gracias a su colaboración en programas de debate y las campañas que el PP ha contratado a su agencia de comunicación.

El propio Miguel Ángel Rodríguez ha cerrado recientemente su polémica cuenta de Twitter, pero siempre queda rastro.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre