Imagen de la guardia civil acosada en su cuartel de Chipiona.

La campaña de acoso de la Guarda Civil de Chipiona, denunciada hoy en exclusiva en Diario16, por negarse la agente Luisa María Flores a reducir la vigilancia a una maltratada como le indicaron sus jefes ante la falta de medios para disponer de una patrulla de vigilancia las 24 horas, no es un un caso aislado en este cuerpo militar.

Según datos facilitados por la Asociación Unificada de Guardias Civiles, AUGC, este cuerpo archiva el 77,5 de sus investigaciones internas por acoso, tanto sexual como laboral.

Hasta el primer semestre de 2017, han sido 80 los protocolos iniciados. De estos, 62 acabaron archivados «por no apreciarse la existencia de dichas conductas». Del resto, nueve fueron tramitados con «aplicación judicial», ocho «con aplicación disciplinaria» y uno «con aplicación judicial y disciplinaria».

Así se desprende de la información facilitada por el Gobierno en una respuesta parlamentaria al diputado Juan Antonio Delgado, de Unidos Podemos, del pasado 23 de febrero.

Esta ha sido la situación de la agente de Chipiona, que presentó la denuncia por acoso, profesional y como mujer, y fue archivado hasta en dos ocasiones.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLo personal, en política, también es político
Artículo siguienteArtadi, más cerca de ser president de la Generalitat
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre