Mientras la curva de COVID-19 sigue aumentando en Brasil, comienza la temporada de gripe que se cruza con el cierre de la del dengue mientras se producen distintos brotes de virus activos.

Brasil es el país de América latina con mayor número de víctimas fatales por COVID-19: a día de hoy, las cifras oficiales hablan de más de 240.000 contagiados y 16.000 fallecidos.

La curva de contagios sigue aumentando a un ritmo vertiginoso y en estos momentos el COVID-19 no es la única alerta que están viviendo.

Comienza el invierno y llegan otros virus

En Brasil llega el invierno en estos días: con él, la campaña para hacer frente a la gripe que coincidirá con el COVID-19, algo que preocupa seriamente a los expertos, puesto que podría dificultarse mucho la salud en caso de coincidir las dos infecciones.

Además han saltado las alarmas porque han reaparecido brotes de virus que se pensaban ya eliminados, como el brote de sarampión que acaba de aparecer. Todo esto sucede también mientras se trata de cerrar la temporada de dengue, otro virus estacional que afecta más en verano por la presencia de mosquitos.

Mientras, en el continente europeo entramos en la época estival, que relajará la presencia de COVID-19 debido a las altas temperaturas y al descenso de la humedad. La situación de Brasil debería servir al continente europeo para prevenir lo que vendrá después del verano: en Alemania, por ejemplo, ya se han encargado de anticiparse y preparar miles de vacunas extra para prevenir la gripe.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre