El concejal del PP del Ayuntamiento de Donostia, Borja Sémper, abandona la política. En unas horas, en rueda de prensa, dará los motivos de su marcha, mientras deja 25 años de vida pública y comprometida en la lucha contra ETA, en la recuperación de las libertades en Euskadi y un ejemplo de capacidad de diálogo, hasta ser uno de los promotores de que el PSOE de Patxi López, gracias al voto del PP, pudiera tomar las riendas en el Gobierno Vasco.

El dirigente del PP, una de las voces más destacadas dentro de su partido, ha decidido dar un paso atrás en su carrera profesional después de 25 años como cargo público. En unas horas comparecerá ante los medios de comunicación para dar más detalles sobre su dimisión.

Hace apenas unos meses contestaba a las preguntas de diario16.com , donde ya mostraba su distancia con el nuevo PP de Pablo Casado y, sobre todo, con la portavoz de su partido en el Congreso, Álvarez de Toledo.

Fin de una etapa

Con la marcha de Sémper, acaba una etapa digna, valiente y comprometida del PP en el País Vasco. Antes que él, y probablemente por los mismo motivos, se marcharon también otros grandes representantes de la política: como Antonio Basagoiti y quien llegara a presidir la Mesa del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga.

Sémper, Basagoiti y Quiroga sí estaban en la lucha contra ETA y todos ellos supieron adaptarse a lo que siempre soñaron, una Euskadi en libertad y sin sangre.

Habrá que escuchar las razones de Sémper. Serán, sin duda, más que justificadas.

Euskadi pierde hoy a otro hombre comprometido con la política y los ciudadanos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior¿Buscamos la casualidad?
Artículo siguienteEl Santander «sobrevive» a golpe de ampliación de capital
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre