Contundente victoria de Bélgica (5-2) que arrolló a Túnez durante la mayor parte del encuentro, salvo los minutos en que sus jugadores bajaban el ritmo de juego y la selección africana lograba sus dos tantos.

La avalancha belga llegó desde el inicio del partido y fruto de ella llegó un penalti a los cinco minutos de juego. El árbitro no necesitó la asistencia del VAR –que confirmó su decisión– y Eden Hazard transformó con un envío a la derecha de la portería de Ben Mustapha (1-0).

Un contraataque culminó, diez minutos más tarde, en el segundo tanto de los europeos. Una pérdida de balón tunecina permitió a Mertens marcharse con el balón y asistir a Lukaku, que bate de tiro cruzado a Mustapha (2-0).

El equipo belga bajaba un poco los brazos mientras Túnez trataba de reponerse y consiguió crear algunas ocasiones de peligro. En una jugada a balón parado, Wahbi Khazri lanza la falta hacia Dylan Bronn que, desde el la izquierda, bate de cabeza a Thibaut Courtois (2-1).

El tanto metió de nuevo en el partido a Túnez, que necesitaba remontar para tener opciones de clasificarse y pasar a octavos de final, pero apenas duró unos minutos. Además, los africanos volvieron a sufrir la ‘plaga’ de lesiones que los azota: Dylan Bronn apoyó mal un pie y tuvo que retirarse en camilla, mientras Ben Youssef también pidió el cambio y necesitó las asistencias para salir del terreno de juego. A estas lesiones hay que añadir la del portero Mouez Hassen, que jugó poco más de diez minutos ante Inglaterra por una lesión en un hombro.

El tercer gol belga llegó cuando pasaban tres minutos del tiempo añadido. Meunier envió un balón a Lukaku que, solo frente a la salida de Mustapha, elevó lo justo el balón para marcar antes del descanso (3-1).

Túnez no se dio por vencida y afrontó la segunda parte decidida a dar un vuelco al marcador. No le quedaba otra. Pero una cosa son las intenciones y otra, la realidad. El cuarto gol belga llegó a los seis minutos de la reanudación. Hazard roba un balón y, entre dos defensores tunecinos, controla el balón y supera la salida de Mustapha para colocar el 4-1.

Túnez ya hundida apenas era capaz de reaccionar ante la avalancha de la selección belga, que tuvo muchas ocasiones para ampliar el marcador. El quinto tanto llegó en el último minuto del partido, con un pase de Tielemans a Bastshuayi que cruzó el balón para batir, de tiro raso, la portería de Mustapha (5-1).

La pírrica consolación para Túnez llegó en el último minuto de la prolongación, cuando ya llevaban jugados tres sobre el tiempo reglamentario. Naguez envió sobre Khazri, que batió a Courtois con un lanzamiento ajustado al poste para llevar el definitivo 5-2 al marcador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

México dominó a Corea del Sur (1-2)

Corea del Sur tiene que hacer las maletas tras caer derrotada ante una selección mexicana que dominó casi todo el partido. Corea trató de jugar sus bazas, sobre todo la de la rapidez en el contraataque, pero las imprecisiones del equipo asiático en el último pase no le permitieron apenas hacer lanzamientos peligrosos sobre la portería de Ochoa.

Un penalti absurdo complicó aún más las cosas al equipo surcoreano, cerca de la media hora de partido. El central Hyunsoo Jang se lanzó a ras de hierba para atajar un balón dentro de su área, pero al no llegar con los pies levantó el brazo y desvió el balón con él. Fue tan claro que no hubo protestas, ni consulta al VAR.

Carlos Vela ejecutó el lanzamiento con mucha frialdad y esperó a que el portero Hyeonwoo Jo hiciese una estirada a un lado, para enviar el balón a media altura por el centro de la portería (0-1). Lo que le faltaba a Corea.

México trató de aprovechar la situación, con un rival decaído por el gol en contra, y buscar la sentencia del partido. Pero los asiáticos enseguida recuperaron las fuerzas y volvieron a la carga, aunque con el mismo resultado que hasta entonces.

Corea afrontó la segunda parte igual que lo hiciera en la primera mitad. Con mucha rapidez, pero con muchas imprecisiones sobre todo en el momento de encarar la portería rival. México lo intentó en numerosas ocasiones, sobre todo con disparos desde el borde del área que intentaron Vela, Chicharito, Herrera y Lozano.

Una gran oportunidad para Corea llegó al cuarto de hora de la segunda mitad, con un magnífico disparo de Lee que a punto estuvo de marcar, pero la réplica llegó cuatro minutos después aunque, en esta ocasión, el resultado fue de gol. En un contraataque, México colocó a tres jugadores ante dos defensores, y Vela aprovechó la superioridad para avanzar y colocar un magnífico balón a Chicharito en el área pequeña para que batiera por bajo al portero Hyeonwoo (0-2).

El encuentro continuó muy vivo, con la selección coreana que no se daba por vencida e insistía una y otra vez. El premio le llegó en el descuento, cuando Son Heungmin marcó un golazo de un soberbio disparo que colocó pegando al poste derecho de Ochoa (1-2). A continuación llegó un minuto de juego trepidante, pero el partido acabó con el marcador inamovible que daba la victoria a la selección mexicana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCuerpos de inseguridad feminista y el aliento del cromañón
Artículo siguienteCuando Fernando Alonso era como Charles Leclerc, y Carlos Sainz: magnífico
Periodista con 27 años de profesión a sus espaldas, ha trabajado en medios de Comunicación de Extremadura y Castilla y León, además de colaborar con prensa económica como el Cinco Días y de poner en marcha su propia agencia de Comunicación Comunica2, que se ha caracterizado por la organización de eventos nacionales e internacionales y gabinetes de Comunicación para empresas públicas y privadas. También ha dirigido campañas de Comunicación Política y asesorado a personajes públicos. Según su criterio, los principios básicos del Periodismo, sólo pueden tener como base la libertad de expresión. Algo que empresas e instituciones políticas se han ocupado de manejar en favor de sus intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =