Ocurre siempre y no aprendemos de los errores del pasado. La historia nos recuerda una y otra vez que la división de la izquierda siempre da alas y vuelo a la ultraderecha más recalcitrante.

Llegó, pues, la hora de los valientes, de la izquierda, de las y los feministas, de un paso al frente. Es de nuevo el tiempo del “no pasarán” porque, un paso atrás, ni para tomar impulso.

Un viejo socialista de provincias nos contaba que cuando cantaban la internacional junto a los comunistas, en cuanto llegaban al “agrupémonos todos…en la lucha final” cada uno tenía una letra diferente. Y así seguimos.

Entre socialistas de Sánchez y de Díaz, entre los de Podemos, Ganemos y la madre del cordero, entre independentistas de la izquierda (que también hay derecha en el procés) y demás nacionalistas de vieja cuña, aquí anda el corral revuelto y, una vez más, como siempre en la historia, gana la derecha más rancia junto a la ultraderecha.

Sin rubor, sin sentimiento de culpa -porque quien no tiene conciencia de nada tiene que arrepentirse- el PP y Ciudadanos aceptan las más inaceptables condiciones de Vox para poder Gobernar en Andalucía. Ni los logros adquiridos por la igualdad ni por un Estado de Derecho que pertenece al pueblo, tras sangre, sudor y lágrimas de ciudadanos, políticos y líderes de la revolución, la derechona de siempre tiene el más mínimo respeto por el progreso de una ciudadanía y apoya a quien comulga con los más bastardos sentimientos de xenofobia, machismo, desigualdad y contra la libertad de expresión.

La derechona comulga con los más bastardos sentimientos de xenofobia, machismo y desigualdad

Y así la barbaridad más grande que hemos vivido desde la Democracia -tras el secuestros del Parlamento en el 23-F- nos pilla con el paso cambiado, echando la culpa siempre al progre del otro bloque y sin saber cómo reaccionar.

Así nos llegan voces a la Redacción de Diario16 desde la izquierda que nos piden que no hablemos de Vox para no darles publicidad, como si negando la realidad, mirando para otro lado, tuviéramos opción de cambiar el rumbo de los trágicos acontecimientos que estamos viviendo en España.

Algo hemos tenido que hacer mal para que Vox consiguiera 12 diputados en Andalucía. Y así Susana Díaz culpa a Moncloa, Podemos al PSOE, los soberanistas a todo el que se mueve, y suma y sigue, Abascal y su tropa campean a sus anchas por la tierra de Federico García-Lorca y de Rafael Alberti, por los patios de Antonio Machado, por los sonidos de Manuel de Falla, por las feministas del alma como Victoria Kent o María Zambrano, que dejaron una impronta universal desde su compromiso con la libertad.

Por ellas y ellos, por nosotras y nosotros, por ti y por mí, obliguémonos a entendernos, a agruparnos, a dar un paso al frente por todas y todos. Porque ni Andalucía y sus gentes merecían tan bastarda alianza, ni los españoles progresistas tan alta traición y humillación.

Es la hora de los valientes. Gentes de la izquierda, pónganse las pilas. La suerte aún no está echada. Estamos a tiempo. Pues eso.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre