Durante la crisis económica que ha sufrido y sufre todavía Europa, los partidos socialdemócratas han recibido duros varapalos a manos de partidos conservadores y sobre todo de ideologías fascistas nada disimuladas.

El crecimiento electoral de opciones de extrema derecha, con ideologías racistas, xenófobas, homófobas, y de incitación al odio de forma general, tiene mucho que ver con la desarticulación ideológica sufrida por los partidos socialistas, que se han “liberalizado” (cosa que ya se había iniciado en los años 80 y 90 con la reformulación de la socialdemocracia de la tercera vía promovida por Blair, Schroeder y González en contraposición a la socialdemocracia clásica), cambiándola de facto, por una práctica pseudo‐progresista en lo económico y permitiendo así a la derecha liberal conservadora, ganar definitivamente “lucha de clases” en términos democráticos con la negación de la misma, y cambiando esta ideología por algo irreconocible, basado en el marketing y en mensajes de poca profundidad ideológica y una menor aún, materialización.

Según los datos de la OCDE de 2014, mostraban un importante crecimiento de la desigualdad en España, sensiblemente mayor que el producido en la mayoría de los países de la OCDE. Según esta fuente, España fue el país en el que más creció la desigualdad de la renta de mercado entre 2007 y 2010 (6%, sólo superado por Irlanda), y también, el que vio crecer con mayor intensidad el indicador de desigualdad de la renta disponible (3%, frente a la estabilidad del índice en los valores medios de la OCDE) todo ello gracias a los recortes promovidos por la socialdemocracia española. Mientras, 2011 modificaba el artículo 135 de la Constitución estableciendo en el texto el concepto de estabilidad presupuestaria y que el pago de la deuda pública fuese lo primero a pagar frente a cualquier otro gasto del Estado en los presupuestos generales, y perpetraba el rescate del sistema bancario español y no hacía nada para reducir el fraude fiscal (que sobre todo se da en las grandes fortunas que tienen múltiples vías de escape legales e ilegales). Éstos hechos contribuyeron a la palpable y definitiva renuncia a la ideológica.

Huérfanas de ideología, por la liquidación del debate sobre la justicia fiscal y en el fondo también social (¿quién no da por hecho que las pensiones se van a acabar?), se instalan entre clases trabajadoras las ideologías del odio, que, aprovechándose del desconocimiento y/u olvido provocado en ellas de la VERDAD. Buscan un enemigo fácil y débil sobre el que centrar sus las frustraciones. Aduciendo de forma perversa, cínica y demagógica supuestas razones económicas, aparentando moderación, equilibrio y buena gestión técnica de la economía, han conseguido llegar al punto de cambiar el concepto de “lucha de clases” donde el “ellos” son los poderosos y el “nosotros” son las clases medias y populares, por uno de “prioridad de gasto” a favor de derechos sociales, como ley de dependencia, la renta básica ciudadana frente a los “recién llegados” que claro, como “no son de aquí” o sea, españoles, no pueden tener los mismos derechos. Y claro, este no es el debate porqué recursos habría si quisieran buscarlos. ¿Alguien no siente identificado? ¿no siente haber caído en esta perversa patraña inoculada desde los partidos que solo ven españoles?

Estos partidos que solo ven españoles (que no son ni uno ni dos…), que se han cargado el debate sobre la lucha de clases o, dicho de otra forma, la justicia fiscal, son los mismos que mienten y azuzan falsos debates sobre otros temas como el de los derechos y las libertades hablando de “neutralidad del espacio público” frente a la libertad de expresión o manifestación, por ejemplo. En definitiva, los que se cargan la democracia, la justicia y la propia Constitución cada vez que se ponen el nombre de Catalunya en la boca, aunque pretenden hacer creer que las defienden.

Precisamente hacen todo esto porque la república catalana defiende todos estos valores que ellos no quieren que aparezcan nunca más. No solo les preocupa el etéreo concepto de España (que por sí solo no da de comer). De hecho, lo usan de la misma forma que usan el concepto de “prioridad de gasto” para cagarse la lucha de clases, pero en este caso, atizando bajas pasiones hasta el punto de querer generar violencia porque como no tienen razonamientos de peso en contra, solo les queda esta opción.

Y así, aunque los partidos llamados conservadores, que en España ya sí se pueden llamar por su nombre, falangistas los unos y franquistas los otros, tienen la mayor responsabilidad desde el punto de vista ejecutivo, la máxima responsabilidad moral la tiene el partido autodenominado socialdemócrata, porqué es quien ha permitido que se cargaran su esencia (si es que alguna vez la tuvo, atendiendo a su historia reciente de los últimos 40 años).

 

Para escribir este artículo de opinión me he inspirado en otro artículo del que uso su idea principal, para ir un paso más allá.

La caida de la socialdemocria y la subida del fascismo racista

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. El nacional-socialismo ( = “nazismo” = al falangismo en España ),
    es nacionalismo y por tanto algo de racismo, que incita violencia guerra-colonialismo-darwinista.
    y tbn seria socialismo…pero al ser nacionalista de modo exacerbado como digo,
    se distingue de socialismo-internacionalista .
    Ademas, históricamente, han estado relacionados con los fascistas y las elites-dictadura-etc…tienen
    mala fama y ya no son de fiar como socialistas…¿ Por que atacan los nazis / falangistas a otros socialistas si supuestamente ellos son socialistas ( nazi=nacional-socialismo) si no es por que en realidad trabajan para las élites ?
    En realidad Hitler se apropió del término, como buen mangante y propagandista que era. Él mismo lo reconocía.
    Vamos, que es como si yo digo que soy astronauta porque me sale de. Su modelo es el corporativismo, nada que ver con el socialismo.
    Y ademas, sus emblemas son copia de los socialistas “de verdad”, como si al hacerlo quisieran confundir…
    . Nazis y falangistas son Vox y Hogar social en España, Amanecer dorado en Grecia,
    Orban en Hungria , F-national en Francia etc etc ).

    A la falange, supuesto sindicato obrero, se apuntan los pobres que aceptan atacar a otros tanto o mas pobres que ellos en vez de al rico que les oprime : Es la ecuacion simplista y visceral de la propaganda de derechas .
    Se apuntan los pobres que no entienden mucho d politica,
    ni tienen tiempo o no lo quieren tener para enterarse ni lo han hecho nunca.
    La clave de las élites casPPosas para controlarnos es la pobreza+ maniPPulación.

  2. Que hábil, Mr. C. Lo explica en término panorámico que disimula la aversión que nace por alguna antigua militancia cuna del desencanto.
    Mas o menos nos ha ocurrido a todos lo mismo, y yo mismo recuerdo ser españolista y algo de derechas. Despues votar al PSOE de González y despues, y hasta hoy ser nacionalista galego para votar BNG. Por fin, hoy veo claro que no me equivocaba nunca, pues siempre fui con La Tendencia y por delante de la ola no ves venir la marea pero tienes más cerca la costa. Y por delante voy, estoy, tal que hoy no les creo. No veo la razón en las políticas que se practican ni mucho menos en los fulanos que sobre ellas platican. Y al fin, libre de engaños y de lastre inútil aprendí a pensar por mi y ver claro que vivo en un país de rufianes sin ideología, porque con ella hubieran aprendido a discrepar.
    Fascistas vacios e ignorantes, todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 − 1 =