Tal y como ayer contaba este periódico de voz del mismo Antoni Comín, los exconsellers que se encuentran huidos de la Justicia española han presentado una denuncia en los juzgados francófonos de de Bélgica, contra el juez de la Audiencia Nacional Pablo Llarena. Le acusan de vulneración de sus derechos ante la justicia belga. Y Por esta causa el juez ha sido citado a declarar al juez el próximo 4 de septiembre ante un tribunal de este país.

Llarena, ayer, no había sido notificado de esta citación. Pero aún así, el alto Tribunal español espera que si esta citación se hace efectiva tanto el Gobierno español como el belga reaccionen y no permanezcan “impasibles” ante este movimiento.

Los exconsellers huidos de la justicia española en el país que acoge la capital europea: Bruselas, siguen con su plan de ataque en el proceso judicial por el que están siendo perseguidos por un delito de rebelión o desobediencia, así como de malversación de caudales públicos por organizar el referéndum del 1 de octubre y declarar unilateralmente la independencia de Catalunya.

 

Objetivo Llarena

El objetivo de la presentación de esta demanda es apartar a Llarena de la causa judicial por la que se encuentran varios miembros del exGovern encarcelados, su expresidente reclamado, así como investigados los exmiembros de la Mesa del Parlament, además de responsables de los principales partidos independentistas como la número dos de ERC, Marta Rovira, así como la expresidenta de la CUP, Mireia Boya, y su exportavoz, Anna Gabriel. Así, amparándose en que Llarena tiene una causa abierta ante la justicia belga, la misión ahora es presentar una recusación al juez, toda vez que existe una causa abierta contra él. Podría denominarse una operación instrumental en toda regla.

Todas las fuentes consultadas por este periódico han confirmado que la causa es meramente “instrumental” con el fin de recusar a Llarena, desmontar la causa judicial seguida en el Tribunal Supremo por el intento de declarar la independencia de Catalunya, incumpliendo las leyes españolas y al Tribunal Constitucional.

Pero este intento de apartar al Llarena de la causa del procés no será algo automático ni sencillo. El Consejo General del Poder judicial (CGPJ) ya esta maniobrando ante el Gobierno español para que no se intente “alterar la independencia judicial”. Además, si finalmente alguna de las defensas plantea su recusación, el alto tribunal tendrá que analizar si el juez belga que estudie la demanda es competente o si por el contrario esa actuación se tendría que haber planteado en España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Por mucho que repitáis… políticos huidos de la justicia española, queda claro que en España la justicia ni existe…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =