Si sorprendente fue la decisión final del reparto de sillones en el Congreso de los Diputados por parte de la Mesa, no menos misteriosa ha sido la gestión de esa polémica distribución que Podemos ya ha avanzado que va a impugnar, algo “imposible” según la vicepresidenta primera de la Cámara baja, la popular Celia Villalobos, porque según ella “si todos los grupos políticos se ponen de acuerdo, es un tema de los grupos parlamentario y no de la Mesa”.

Otro punto no del todo aclarado, más bien todo lo contrario, ha sido el del instigador o instigadora que promovió enviar a la tercera fuerza política más votada en las pasadas elecciones generales a la zona menos visible del Congreso, comúnmente denominada gallinero. Incluso sus diputados estarán situados por detrás de otras formaciones como PNV y DiL, con muchos menos representantes.

El presidente del Congreso se lavó las manos sabiendo que PSOE y Ciudadanos enviarían a Podemos al gallinero con el apoyo del PP

El presidente del Congreso, el socialista Patxi López, reconoció tras abstenerse en la votación que la persona que había ideado este reparto de los escaños había sido la popular Celia Villalobos, aunque esta ha negado por completo este extremo y ha respondido que Patxi López “sabe mejor que nadie cómo se ha gestado” el desplazamiento de Podemos al gallinero de la Cámara. El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, para echar más leña al fuego, apoya la tesis de la diputada del PP en contra de lo argumentado por su compañero de filas y presidente del Congreso.

gallineroVillalobos ha explicado que se limitó a “llevar el acuerdo” por “obligación”. Y añadió que “estas cosas se hacen siempre con un pacto” en el que precisamente ella, explica, no ha participado, aludiendo claramente al que socialistas y Ciudadanos rubricaron para que Patxi López pudiera ser presidente del Congreso con la abstención del PP. Por si hubiese alguna duda al respecto, Villalobos entiende “que se han producido acuerdos en el Congreso, y la obligación mía era aceptarlos y llevarlo a ratificar por la Mesa”.

La Mesa del Congreso adoptó esta decisión, con la oposición de los dos representantes de Podemos, Gloria Elizo y Marcelo Expósito tras un tenso debate a puerta cerrada que finalmente salió adelante con los votos a favor de PP, Ciudadanos y la representante del PSOE Micaela Navarro. Patxi López abandonó la reunión para evitar tener que votar y con la intención de que las partes encuentren una solución más favorable para todos los afectados.

No existe una norma escrita ni reglada sobre el reparto físico de los escaños del hemiciclo, aunque la tradición ha venido marcando hasta ahora que los partidos de izquierdas se alineen en esta posición siguiendo la tradición. La entrada en tromba de decenas de diputados de nuevas formaciones como Podemos o Ciudadanos ha trastocado los repartos amigables que hasta ahora se venían produciendo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + cinco =