Parece que la estrategia de Junqueras, que contó en exclusiva a Diario16, de que para la Generalitat se deba combinar una presidencia legítima, aunque simbólica, con una ejecutiva, no acaba de convencer al ex president huido en Bruselas ni a su equipo de JxCat. Su mano derecha, Elsa Artadi, lo ha dejado muy claro en una entrevista en TV3: “no consideramos en ningún caso que Puigdemont tenga que ser un presidente simbólico”.

ERC:“este país necesita ser gobernado de manera eficiente y rápidamente desde aquí”

Los esfuerzos de negociación, en los que parecía estar de acuerdo hasta la CUP, para que Artadi fuera la president ejecutiva y Puigdemont el simbólico, parecen saltar por los aires.

Por su parte el portavoz de Junts per Catalunya, Eduard Pujol, en declaraciones a Catalunya Radio ha manifestado que “lo que entiendo es que el presidente tiene que hacer de presidente y el presidente tiene que mandar”.

Además, la asociación ANC, cuyo líder continúa en prisión, presiona para que Puigdemont sea investido presdient cuanto antes.

Artadi refuerza esta idea en sus.manifestaciones al confirmar que si su jefe de filas “tiene que gobernar temporalmente desde Bruselas, lo hará temporalmente”.

La ANC han elaborado un comunicado en el que destacan que “reclamamos a las fuerzas políticas catalanas que se invista de nuevo al president legítimo de Catalunya, Carles Puigdemont, en el Parlament de Catalunya y de forma efectiva”.

Además, desde ERC, a través de Anna Simó, ha dejado claro que “este país necesita ser gobernado de manera eficiente y rápidamente desde aquí”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl 31,9% de los adolescentes entre 14 y 18 años bebe alcohol el fin de semana
Artículo siguiente¿Democracia o dictadura?
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =