Eduardo Zaplana ha recibido esta mañana el alta del hospital La Fe de Valencia, para seguir tratamiento a partir de ahora por la Unidad de hospitalización a domicilio. Estaba ingresado desde el pasado 18 de diciembre a causa de la leucemia que padece.

La jueza que instruye el ‘Caso Erial’, acordó el pasado jueves la libertad provisional para Zaplana, al entender que no había riesgo de fuga. El expresidente valenciano, ingresó en la cárcel de Picassent el 24 de mayo de 2018 como investigado por cohecho, blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

Zaplana ha negado tener cuentas “en el extranjero, en Suiza, o en ningún otro país fuera de España, ni a mi nombre, ni al de terceros” y niega que tampoco “ha cobrado un euro en sobornos o comisiones ilegales”, ni se “apropió o distrajo fondos o activos relacionados con la administración pública”.

El ‘Caso Erial’ es una investigación judicial por presuntos delitos de “blanqueo de capitales, soborno, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias”

Tras salir del hospital La Fe, Zaplana se ha trasladado hasta la Ciudad de la Justicia donde ha firmado la libertad provisional, declarada por la jueza instructora del caso.

El ‘Caso Erial’ es una investigación judicial dirigida por la titular del juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, por presuntos delitos de “blanqueo de capitales, soborno, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, fraude en la contratación y asociación ilícita”.

En la investigación del ‘Caso Imelsa’, Marcos Benavent contribuyó con unos documentos a iniciar la operación del ‘Caso Erial’ en 2015. Según afirmó Benavent, se los dio un imam sirio que los descubrió en un falso techo de un piso que fue propiedad de Eduardo Zaplana. También llevaron a investigar en este caso, las investigaciones del ‘Caso Taula’, abierta en 2016.​

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + cuatro =