Para todas las personas que son madres,

y especialmente para mi amiga

María Luisa Sánchez-Andrade de San Severiano

La pregunta aletea como un pájaro desde la puerta del salón:

-¿Quién se viene conmigo al supermercado?

Durante un instante no hay ninguna respuesta. Su marido está trabajando con el ordenador y el hijo mayor tiene la cabeza inclinada sobre el móvil; la luz de la pantalla mezclándose con la de su mirada. La niña también está ocupada con el teléfono, moviendo los pulgares a velocidad increíble sobre el pequeño teclado virtual.

-Yooo…

El hijo pequeño se ha levantado de un salto y corre hacia ella, olvidando inmediatamente los muñecos de goma con los que jugaba.

Sonríe feliz, la madre, al sentir como su hijo se abraza a sus piernas y apoya la cabeza en su cadera.

-Hace un poco de frío, tenemos que coger tu abrigo, el gorro y la bufanda.

Van juntos hasta el armario de la entrada.

-No veo el gorro, ¿tú sabes donde está, Santi?

-Síi.

La pequeña exhalación corre hasta su cuarto y sale con el gorro de lana rojo entre las manos. Se detiene en el salón para colocárselo en la cabeza, y mientras lo hace mira a su padre, concentrado en la pantalla del ordenador, y a continuación mira a sus dos hermanos. Ninguno de los tres ha dicho una sola palabra, ninguno se ha girado siquiera para mirar a la madre: alta, delgada, elegante, con el pelo rubio en melena corta y la sonrisa en los ojos y los labios.

Ahora Santi no corre, camina despacio, con pasos graves, el gorro rojo cubriéndole los rizos; al llegar hasta su madre busca sus ojos y sube una mano para que ella se la coja. ¡Qué guapa es!

-Vamos.

Ya lo tiene agarrado de la mano y están abriendo la puerta de la calle, cuando -con voz preocupada- el niño le pregunta.

-Y cuándo yo también tenga móvil ¿quién te va a querer a ti, mamá?

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior‘Ser gato’, la oda felina de Edgar Borges
Artículo siguienteFastuosidades
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre