A pesar de la situación que se está viviendo en España, con una segunda oleada de la pandemia y las consecuencias económicas demoledoras derivadas de las restricciones decretadas para frenar el avance del covid-19, Vox sigue a lo suyo y el diputado, Ignacio Garriga,  hace perder tiempo y dinero a una sociedad y sus instituciones con un discurso fácil, demagogo y populista y aprovecha la figura de la moción de censura para insultar sin pudor al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y al vicepresidente, Pablo Iglesias, como si en una barra de bar se encontrase.

Así, el ultraderechista Garriga dedicó palabras de extrema gravedad al Ejecutivo tales como “derrochadores” y “sobredimensionado”,  “fraudulentos”, “Gobierno ilegítimo”, “trileros” entre otros y a cada descalificación el orador recibió aplausos de la bancada de Vox, los 52 diputados de la formación ultraderechista no pierden ocasión para hacer ruido.

Además, Garriga se ha atrevido a afirmar sin inmutarse que “este Gobierno ha traído la miseria y la pobreza y su única prioridad es protegerse” y ha criticado con dureza que el Gobierno pusiera en marcha el ingreso mínimo vital.

Aunque se ha demostrado por activa, pasiva, con informes técnicos;  en el Congreso y otros  foros, Garriga  ha criticado la gestión gubernamental de la pandemia permitiendo celebrar la  manifestación del 8M.

Otro de los delirios del diputado de Vox que presenta la moción de censura, ha sido afirmar que “la gobernabilidad está en manos de quienes quieren acabar con España”,  o que gracias al Gobierno “ETA no ha sido derrotada, ha encontrado amparo en las instituciones” ó que “están decididos a acabar con la corona, pero no se lo vamos a permitir”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre