Esta mañana, tal y como había anunciado, el líder de la formación de ultraderecha VOX, Santiago Abascal,  ha presentado la moción de censura al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por considerar, entre otras cosas,  que su Ejecutivo, aunque legal, es ilegítimo. El candidato alternativo que la formación presenta en la moción es el presidente de la formación, Santiago Abascal.

Esta y otras lindezas le dedica Abascal a Sánchez, en los motivos que argumentan su moción que, entre otros,  explica que el Ejecutivo de Sánchez, que define como social comunista,  “ha tenido lugar mediante fraude al electorado español”.

Abascal también aprovecha la oportunidad para atacar sin tapujos la gestión del Gobierno frente a la pandemia del coronavirus y se atreve a tildarla de “criminal”; afirma que hubo una ausencia “de un plan para la vuelta al colegio de los estudiantes españoles en el mes de septiembre”, de la “destrucción de empleo” y de “política irresponsable en materia de inmigración ilegal”.

Por si fuera poco, el líder de ultraderecha también acusa  en su escrito al Ejecutivo de Sánchez  de la “degeneración democrática y el asalto a los contrapoderes llamados a limitar  al Poder Ejecutivo” y afirma que “el actual Gobierno social comunista no tiene un proyecto de país. Tiene un proyecto de poder”.

Como viene siendo habitual, Abascal afirma que  el Ejecutivo ejerce  el inconstitucional cercenamiento de los derechos y libertades del pueblo español y  de la quiebra de la concordia nacional y la deslegitimación de la Transición española.

Ahora en manos de la mesa del Congreso está el fijar la fecha para el debate y posterior votación de esta moción de cesura a todas vistas inútil y que solo busca el lucimiento de la ultraderecha española encabezada por Santiago Abascal y que será defendida por Ignacio Garriga.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre