Vox ha iniciado una agresiva campaña política contra la prensa libre española. Al partido de Santiago Abascal no le parece bien que los medios de comunicación de este país se hagan eco de la campaña “Salimos más fuertes”, puesta en marcha por el Gobierno, al considerar que esa publicidad institucional supone “blanquear la gestión criminal” de Pedro Sánchez. Según un comunicado de la formación verde, el Ejecutivo “compra las portadas de las principales cabeceras para lanzar un mensaje institucional” que a juicio del partido ultra trata de maquillar la “mala gestión” política en la pandemia de coronavirus.

“No, no saldremos de esta más fuertes. Por mucho que el Gobierno destine ingentes cantidades de fondos públicos a comprar portadas y financie a medios de comunicación con partidas millonarias, Sánchez no podrá ocultar las terribles consecuencias de su gestión criminal de la pandemia”, asegura el comunicado de Vox.

Sin duda, estamos ante un paso más en la escalada antisistema de la extrema derecha. Nada de lo que toca Vox queda a salvo de sus contagios por bulos y mentiras: el Parlamento, la Justicia, la Educación en igualdad, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y ahora el Cuarto Poder, es decir, la prensa libre que es un derecho fundamental en cualquier país democrático. La última andanada de artillería populista del partido de Abascal va dirigida contra los periódicos y medios de comunicación que en su legítimo derecho a la gestión editorial y económica han optado por incluir la propaganda estatal de información contra el covid-19. “El Gobierno ha fulminado la libertad informativa a golpe de talonario público para ocultar el recorte de libertades y el ataque al Estado de Derecho. Es urgente la conformación de un gobierno de unidad nacional con el apoyo de las tres principales formaciones políticas para afrontar la crisis económica y social”, añade la nota de prensa.

Para Abascal todo es un chiringuito, la renta vital básica, las ayudas a las oenegés, la Sanidad pública, las inversiones a la OMS y contra el cambio climático, y por lo visto también la publicidad institucional en los medios, que en realidad se rige por las leyes de la oferta y la demanda. Son las empresas periodísticas las que deciden dar difusión o no a esos anuncios a cambio de las tarifas establecidas y en función de sus intereses. En eso consiste precisamente la libertad, ese derecho del que se ha apropiado Vox, al igual que de la bandera española. Ahora nos enteramos de que el partido ultra también está en contra del libre mercado y de que los medios de comunicación gestionen sus propios ingresos y recursos financieros, por lo que cabe deducir que el sistema económico que propone Vox es el control absoluto por parte del partido único, la censura, el intervencionismo totalitario que prohíbe que un periódico pueda poner los anuncios que estime convenientes.

La campaña “Salimos más fuertes” puesta en marcha por el Gobierno es un mensaje de ánimo para la población y un llamamiento a los españoles a que trabajen unidos en la dura batalla contra la epidemia. No hay nada ilegal ni inmoral en una propaganda que no tiene otra finalidad que concienciar a la ciudadanía para que no baje la guardia, ya que por mucho que Vox se empeñe en negar la realidad el virus sigue estando entre nosotros. Abascal anula la verdad y genera su mentira alternativa. Eso es lo que ha estado haciendo este fin de semana con sus manifestaciones en coche por toda España: llenarlo todo de humo, apestar el país de humo, intoxicar a los españoles con su confuso y tóxico humo.

Todos los medios de comunicación, los conservadores y los progresistas, los monárquicos y los republicanos, han decidido incluir la propaganda institucional que trata de lanzar un mensaje de esperanza al país. Pero está visto que allí donde hay algo bueno para la sociedad, allí están ellos, los agoreros, los tristes, los funestos, los rencorosos crónicos inmunizados contra cualquier norma de civismo. Y donde hay valores humanos constructivos como el interés general, la solidaridad y el bien común, siempre aparece la prodigiosa maquinaria verde del odio para dividir, emponzoñar y alimentar el guerracivilismo, que a fin de cuentas es el programa electoral que proponen estos nostálgicos de Franco.

El mensaje catastrofista, el montaje en cadena goebelsiano y el bulo constante son los materiales políticos de los que se alimenta el populismo verde, que por momentos parece estar deseando que todo vaya a peor, que el país se hunda definitivamente y que la cifra de muertos y contagiados se dispare si con ello es derrocado Pedro Sánchez. Un patrioterismo friqui, absurdo y patético.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Muy mal hecho por este fatidico gobierno comunista,comprar los medios para su propaganda politica. Pero Abascal tu tambien te mereces algo.y si hubieras sacado en todos los medios el ROBO del Banco Popular que hizo el gobierno del pp de Rajoy entonces tambien serias portada en los medios escritos ,digitales y tvs.,pero que pasa que tambien eres cobarde o estas pagado por la botina.Sacando este robo para que devuelvan el banco a sus autenticos dueños seria para VOX su cumbre,de lo contrario sera su fracaso.

  2. A ver,si lo hace ENDESA con dinero privado y es una vergüenza. Si lo hace el gobierno con el dinero de todos en medio de un pandemia está todo correcto. Y ya de paso metemos a VOX y quedamos genial. Que por cierto, vaya mierda de ultraderecha que tenemos en Españas que tienen a Gays, lesbianas y negros. BRAVO!!! Y decir que salimos más fuertes… eso si que es un bulo. Y si no díselo a todas las personas que han perdido Su trabajo o a un familiar. Y seguro que esta opinión, Tan válida como otra, se tachará de facha o fascista.

  3. Vergüenza de periódico que borráis los comentarios que no os interesa cuando he dicho mi opinión sin faltar al respeto. No se quien es el fascista… si no no entiendo porque borráis un comentario. Aaaah porque desmonta el artículo que habéis escrito. Y eso hace que tengáis razón? Luego habláis de fascistas y libertad!!!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre