El estudio realizado por Eurostat muestra que vivir en España es más barato que en la media de los países europeos. De hecho, este informe pone de manifiesto que en España mantiene una buena posición en precios asequibles de productos de alimentación, bebidas, bares, restaurantes y tabaco.

Los países más caros para vivir son, por el contrario, Dinamarca, con precios un 41% más elevados que la media de la UE (100), seguido de Irlanda (134%), Luxemburgo (131%), Finlandia (127%) y Suecia (121%).

Sin embargo, tres países no integrados en la UE, son los que el coste de la vida en cuanto a consumo es el más elevado, Suiza (162%), Islandia (154%) y Noruega (150%).

Más barato aún que vivir en España es hacerlo en otros países como Portugal (88%), y por supuesto los países del Este de Europa, con Bulgaria (53%) y Rumania (55%) como los más baratos.

Si tomamos las medidas por el grupo conformado por comida, bebidas, tabaco, calzado y vestimenta, que aproximadamente representan el 17%, 5%, 4% y 1%, del gasto de los hogares, España estaría en los cuatro productos por debajo de la media, especialmente en lo que atañe a alcohol y tabaco, pero los hay mucho más baratos, como Polonia, Rumania, Hungría y Bulgaria.

Eso sí, vestir en el Reino Unido es bastante más barato que España, incluso en calzado.

En contraposición España se sale del low cost cuando se valora el precio de la energía, donde supera la media de la UE, siendo incluso más cara que la que pagan los ciudadanos de Luxemburgo, Finlandia y británicos. También es más caro en España el mobiliario y la electrónica de consumo que en la media, por encima de Alemania en ambos casos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre