Para Quique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales, FRAVM, la Operación Chamartín “no beneficia ni a los vecinos ni al conjunto de la ciudad. El desequilibrio territorial Norte-Sur será aún mayor”. El plan urbanístico para el desarrollo de la Castellana, “se trata de un pelotazo en toda regla”.

A pesar de las más de  3.200 alegaciones presentadas contra un proyecto que va a determinar el devenir de la urbe y de otros municipios del norte, el Ayuntamiento de Madrid ha aprobado por unanimidad, manera inicial, el plan urbanístico para el desarrollo de La Castellana.

Más Madrid, PSOE, Ciudadanos, PP y Vox se han unido para sacar adelante la propuesta que previamente habían consensuado, Adif, el anterior Gobierno municipal de Manuela Carmena y Distrito Castellana Norte (DCN), -el consorcio promotor compuesto por el BBVA y la constructora San José-, al margen de los colectivos vecinales.

La aprobación se ha producido solo dos días después de que  Distrito Castellana Norte (DCN) cesara a su presidente, Antonio Béjar, por su imputación en el caso Villarejo. Béjar tuvo que declarar el pasado viernes en la Audiencia Nacional por la destrucción de dos discos duros y 16 CD de Distrito Castellana Norte que podían albergar información sensible sobre el banco y la Operación Chamartín.

Ecologistas en Acción y de la Plataforma Zona Norte denunciaron estos hechos que se unen a una larga lista de irregularidades que desde hace 25 años rodean este plan, una “auténtica barbaridad urbanística” han señalado desde la FRAVM.

Madrid Nuevo Norte tendrá en frente una firme oposición vecinal y ecologista, tanto en la calle como en los tribunales

Representantes de la federación vecinal, de Ecologistas en Acción y de la Plataforma Zona Norte, que agrupa a la mayoría de los colectivos vecinales que se oponen a esta operación urbanística, se manifestaron ayer a las puertas del Ayuntamiento de Madrid, en la Plaza de Cibeles. En la entrada de la sede consistorial, han manifiesto que “lo que se ha aprobado es prácticamente regalar al BBVA el 80% del suelo, que es de titularidad pública, para que se construyan viviendas de lujo. Del total destinado a vivienda, menos de la cuarta parte va a tener algún grado de protección, lo que significa que no van a ser viviendas sociales. Se está vendiendo el suelo público al BBVA a mitad de precio y con todas las facilidades; cualquier incumplimiento lo tiene que asumir el Ayuntamiento, según un acuerdo que hasta hace bien poco era secreto. Es una mala noticia para la ciudad. El norte necesita un cierre ajustado, pero no lo que se ha aprobado hoy, que es ni más ni menos que un pelotazo”, ha resumido Quique Villalobos.

La portavoz de Ecologistas en Acción, María Ángeles Nieto, ha recordado que en la jornada del lunes “ha tenido lugar la aprobación inicial de la operación, no la definitiva, que llegará en unos meses”. En frente tendrá una firme oposición vecinal y ecologista, tanto en la calle como en los tribunales. “La Operación Chamartín no sólo es antisocial, también es anti ambiental, colapsará el transporte, elevará las emisiones de NOx y CO2, construye zonas verdes sobre una enorme losa de hormigón y supone la tala de más de 5.200 árboles”, ha declarado La portavoz de Ecologistas en Acción.

Los argumentos de estas tres entidades para oponerse al plan urbanístico en buena medida se encuentran recogidos en las casi 3500 alegaciones que se presentaron en diciembre de 2018 y que, lamentablemente, el Consistorio ni siquiera ha contestado:

Es una propuesta medioambientalmente insostenible, que no contempla el necesario corredor natural norte-sur para conectar la ciudad con el monte de El Pardo, y propone levantar su principal zona verde sobre una losa de hormigón.

Requiere la destrucción de infraestructuras y tejidos industriales en uso, siguiendo un modelo de hacer ciudad irracional e ineficiente.

Atenta contra la equidad social y el equilibrio territorial, a pesar de la gran oportunidad que supone el que la mayor parte del suelo (más del 70 %) sea público, no se contempla la construcción de vivienda pública en régimen de alquiler.

Para estas organizaciones, la operación supone malbaratar bienes públicos estratégicos. 26 años después la sociedad concesionaria Distrito Castellana Norte (DNC) va a recibir unos activos públicos a menos de la mitad de su precio de mercado, con el consiguiente quebranto de la hacienda pública.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Comentar que la empresa es DCN, no DNC y que, como vecino de esta zona, no ha habido mejor plan planteado que este, hasta la fecha, para regenerar esta zona de Madrid. Se habla de los desequilibrios norte sur, de tala de más de 5000 arboles, de 30 torres, etc… Por favor, estudien el plan en cuestión y conozcan la zona. En el ambito de desarrollo no existen mas de 5000 arboles, las torres nuevas construidas seran 3 y no 30 como se ha dicho en muchos medios y, como vecino de esta zona, me da mucha rabia que se hable de desequilibrios, cuando en la mayor parte de los barrios del sur, disfrutan de mejores infraestructuras, equipamientos y zonas verdes que nosotros… Esta operación es necesaria para el norte de Madrid y por ultimo, destacar el consenso politico alcanzado que ha sido unánime!!! sin ninguna abstencion… Por favor, si quieren criticar este desarrollo, háganlo, pero con honestidad y conocimiento y no con la bilis que normalmente rodea cualquier critica que se suele hacer al respecto…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =