¿Humildad? ¿Cansancio? ¿Cinismo? Lee y juzga.

Paso 1: Sebastian Vettel ha declarado que es consciente de que el siempre será “el número dos” incluso si ganase un segundo título mundial.

“Seré en la historia local del automovilismo en mi país el número 2 para los alemanes, que siempre preferirán a Schumacher”

La declaración la hizo el día de Nochebuena a un medio francés. El mismo medio al que que Binotto le decía que en la temporada veinteveinte no habrá ningún piloto número 1 en Ferrari. Que a partir de Australia se irá viendo.

Vettel se resigna a ser para siempre, y para los alemanes, el número dos.

¿Pero también se resigna a ser el número dos en Ferrari detrás del superdotado –o de momento eso parece- Charles Leclerc?

No nos lo creemos. Lo segundo no nos lo creemos. Sebastián Vettel con su comportamiento, que cabe calificar como mínimo de peculiar, se está convirtiendo en un auténtico personaje de novela: el hombre que va enloqueciendo, dejando que la cabeza se permita devaneos con la libertad e imaginación, para librarse del peso que supone haber sido el número 1 –nunca para los alemanes- y haber perdido la tan deseable condición.

Un tipo interesante, un piloto número 2, un perdedor… en la literatura el personaje más interesante es siempre el perdedor. Sebastian Vettel. Lo seguiremos con la máxima curiosidad, respeto y atención.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + dieciseis =