Leo aterrorizado el informe Poco, tarde y mal de Médicos Sin Fronteras, porque no puedo evitar ilustrarlo con lo que cuentan haber encontrado en las residencias para ancianos en los días peores de la pandemia… el cine alguna vez habrá llegado a imitar tamaña locura.

Lo difícil en una sociedad como la nuestra es equilibrar la generación de recursos con una vida buena. Tan estúpido, cruel e irresponsable es vindicar la creación de riquezas una finalidad en sí misma como postular derechos sin las garantías de que se puedan ejercer. Ahí radica el esfuerzo de la Política, ése debería ser su horizonte; la defensa de la ideología en el mal sentido de la palabra, del partidismo, nos está llevando a un olvido de la dignidad del ejercicio político cuyo resultado, y lo venimos iterando, es la violencia: pasa como con lo nefasto de la religión, empezamos a olvidar la realidad para pelear por realidades ficticias, esencializadas, olvidamos la necesidad de vivir bien para luchar por un más allá idolátrico que, por irracional e indiscutible, nos obliga a la destrucción de aquello que se interpone. Nos le enredo más, digo que terminamos reprimiendo la necesidad natural curiosamente por la promesa de una vida mejor… Así es la estafa religioso-ideológica.

Hace tiempo que cuando hablo del capitalismo no pienso en personas concretas. No es más que la hipóstasis de nuestra estulticia; qué casualidad, dice la RAE como ejemplo del concepto: “Los bancos son la hipóstasis del capitalismo”, yo lo veo al revés: el capitalismo es la elevación de nuestro egoísmo más tonto, disfrazado de excelsa doctrina económica. Achacarle capacidad de decisión es un error lingüístico (usamos el término como sujeto de las oraciones y terminamos por creer que existe, como Dios) y asumir una cierta esquizofrenia, esto es: aludir a entes externos cuando en realidad somos nosotros.

Nuestro capitalismo ha acendrado sus recursos retroalimentándose de los cambios sociales o viceversa, son dos caras de una moneda; la incorporación de la mujer al mundo del trabajo reglado ha ido acabando con el universo familiar como lo conocíamos, los viejos y los niños han salido del hogar a las residencias y a las escuelas… y, lejos de haber respondido con responsabilidad adaptando la economía a una vida digna para todas las partes, hemos dejado tirados a todos los sectores de la población que no nos sirven para generar un beneficio. El capitalismo se reconstruye (lo reconstruimos) constantemente, sólo busca el rendimiento: si el combustible es el modelo tradicional de cuidados, de protección, se la trae al pairo.

Perdonen si soy crudo, nuestro actual modelo de vida está relegando la Educación a las escuelas (craso error cuando, además, son un puro desastre) y expulsando de la casa a quienes requieran el cuidado de alguien, porque son un impedimento para la productividad (que se disfraza de desarrollo personal).

No quisiera que llegaran a conclusiones fáciles, yo no las pretendo. Inteligencia es responder al medio, no negarlo; olviden la posibilidad de volver atrás, es una canallada. La sagrada misión de la política no es consolidar al sistema (entendido como el medio de explotación económica) sino regularlo para vivir bien. Lo que afirmo es que nuestro Congreso debe trabajar para que todo funcione pero analizando los hechos regulando la posibilidad de seguir atendiendo a nuestra descendencia y a nuestra ascendencia.

Si el 69% de los muertos de la pandemia en curso se han producido en las residencias y de la manera que describe este informe citado al inicio: el diagnóstico es que no sólo tenemos un problema sanitario, sino que el modelo económico vigente es sencillamente criminal, una maquinaria de la eliminación.

No sé si podríamos pedir responsabilidades penales concretas, habría que denunciar caso por caso, pero lo que sí está claro es que somos unos asesinos que con absoluta indiferencia hemos generado una industria de la muerte perfectamente organizada que sólo cuando las circunstancias han arrojado a nuestra cara la cadaverina pestilente nos avergüenza, o debería. Y lo que es peor, al no existir un debate político real y dedicarnos a adorar símbolos (mire a su alrededor, todo se ha extremaderechizado) ese ámbito “no productivo” del cuidado de la vejez (y la Sanidad, y la Educación, y los Transportes Públicos y…) va a ir a peor, sólo quienes puedan pagar holgadamente van a disfrutar del triunfo del lujo porque otros ganarán con ello, se tratará de “lujo” no de “derecho”. Sí: peroro sobre ética, no de rentabilidad. Semifloto en un bajón personal, porque cada vez estoy más convencido de que el ser humano es un bicho esencialmente perverso, sin remedio. Somos unos cabrones.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorHistorias de la mascarilla
Artículo siguienteMe niego a ser víctima de algo; más bien quiero ser donación de algo
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre