El pasado domingo tuve la paciencia de seguir la entrevista que Jordi Èvole le hizo a José Ma. Aznar en la sexta y, tengo que decir que no me decepcionó. El personaje no es ni ha sido nunca santo de mi devoción, pero reafirmó la opinión que ya tenía de él y que no ha cambiado con el paso del tiempo.

El entrevistador supo llevar la conversación de forma amable y el entrevistado se encontró cómodo bajando la guardia, entonces es cuando Èvole le incomodó, y poco a poco Aznar se mostró tal como es en realidad. Al utilizar la hemeroteca, Aznar se sintió incómodo, puesto que no le gustaba lo que veía y que era una muestra de lo que él había criticado coincidiendo con lo que había hecho cuando era jefe de la oposición al gobierno del PSOE.

El atentado de Atocha fue uno de los temas que menos le gustaron, quiso justificarse de los comunicados que hizo al principio debido a las noticias que le daban los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad. Hasta el tercer día no admitió la posibilidad de otra autoría que no fuera ETA, cuando la tarde del 11-M, altos cargos policiales declaraban que el modus operandi no era el habitual de ETA.

Probablemente las contradicciones y mentiras de aquellos días hicieron reflexionar a la gente y el PP, que inicialmente partía como favorito, perdió las elecciones en favor del PSOE liderado por Rodríguez Zapatero.

Otro tema que no le gustó fue el de la guerra de Iraq y las pretendidas armas de destrucción masiva que aquel país disponía y que él mismo aseguró en una entrevista televisiva. Todo el mundo recuerda la foto de las Azores con el inglés Toni Blair y el americano Georges Bush, para Aznar era la triple alianza contra el poder de los Ayatolás, pero resultó ser «el trío de la patata» debido a las armas que no existían. Blair y Bush lo reconocieron y se disculparon ante sus ciudadanos. Aznar no lo ha hecho ni lo hará.

Al hablar de corrupción, Aznar dijo que en casi todas las formaciones podía haber algún caso esporádico, pero decir que la corrupción era del Partido Popular como organización le parecía totalmente injusto y del todo inaceptable, las causas que él conoció las resolvió sin dudarlo.

Pronto iremos sabiendo detalles de la corrupción del PP por las causas que afectan Bárcenas y la caja «B» del partido, todo apunta que esta situación se produjo una vez Aznar ya no estaba en la Moncloa. De hecho tiempo atrás cuando el partido todavía se decía Alianza Popular estalló el caso Naseiro por financiación irregular del partido y Aznar lo sustituyó por Álvaro Lapuerta.

En un video que podrán ver a continuación, el periodista Ernesto Ekaicer, relata que el también periodista Paco Mercado le hizo una grabación a Álvaro Lapuerta donde este explica que, entre papeles e informes, le llevaba dinero a Aznar a su despacho de la calle Génova. ¿Hasta qué punto esto es demostrable? ¿Existe todavía esta grabación? ¿En caso afirmativo, será válida como prueba ante un tribunal?

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿De ser cierto el caso de Aznar se aclarará o será uno más que quedará sin resolver? Recuerdo Aznar como un personaje singular. Años atrás hizo unas declaraciones en qué lanzó un reto a los musulmanes de nuestros días, para que pidieran perdón «por haber conquistado España y estarse en ella ocho siglos». ¡Y esto que tiene el apellido árabe!

Hoy ya no se trata de nombres de personas o partidos, la corrupción, el amiguismo, y el interés político o económico se encuentra instalado en nuestra política, ayudas, recomendaciones o favores, están al orden del día, solo hay que repasar algunos consejos de administración y ver sus miembros para comprobar que el fenómeno denominado «puertas giratorias» existe desde hace mucho tiempo y que esto, realmente, es lo más preocupante de todo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre