Interesantísimo. Inesperada y mágicamente, casi mágicamente, un resultado que parecía cantado con el regreso del hombre que más poleposition y carreras ha ganado en la historia de la Fórmula 1, se ha transformado en la posibilidad de carrera con un final al menos incierto.

Sin duda lo logrados por Max Verstappen en la clasificación del Gran Premio de Abu Dhabi es digno de aplauso. En el bar donde estábamos viéndolo todos se han puesto a batir palmas y a gritar, incluso aquellos que no son demasiado partidarios de Verstappen.

No es cierto que seamos odiadores Lewis Hamilton sólo que queremos emoción y variedad. Al superarlo Bottas en la tercera ronda de clasificación sonó la primera pero tímida ronda de aplausos en el Ring. Y cuando Verstappen consiguió superar los a los dos, como ya hemos dicho, París era una fiesta, Abu Dhabi era una fiesta, la Fórmula 1 era una fiesta.

Hay muchas más cosas que ver mañana en Yves Marina. La lucha de escuderías en la qué apostamos por McLaren, a pesar de la simpatía absoluta que despierta en nosotros Sergio Pérez el hombre que más puntos ha conseguido para Racing Point.

Y también está en juego el sexto puesto del campeonato, que se disputan dos de nuestros pilotos absolutamente favoritos, Carlos Sainz y Daniel Ricciardo.

La ruleta ha vuelto a comenzar a girar y parece que esta vez no está tan descompensada como en la mayoría de las otras carreras de esta temporada. No es seguro que gane Mercedes y esa pequeña duda devuelve a la Fórmula 1 la emoción y el misterio.

Bravo Max, Bravo Fórmula 1, y Bravo también Lewis Hamilton que después de haber superado la enfermedad que ha paralizado al mundo entero, y lo sigue paralizando, ha dado lo mejor de sí mismo y quedado solo a milésimas de la pole position en Abu Dhabi 2020.

Estamos contentos.

Tigre Tigre.

Otro burbon por favor

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre