Dos días a la semana podrá salir Iñaki Urdangarín de la prisión para formar parte de un programa de voluntariado con personas con discapacidad en Madrid. Así, comienza, poco a poco, el retorno hacia la libertad del marido de la infanta Cristina, que no obtendrá , sin mbargo, previsiblemente la condicional hasta 2022.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León ha aceptado el recurso interpuesto por el abogado del yerno del Rey para tener acceso a ese permiso que le permitirá salir del aislamiento al que se encuentra sometido por ser el único preso varón en una cárcel de mujeres, la de Brieva en Ávila.

El Norte de Castilla informa de este permiso que permitirá a Urdangarín comer el turrón en casa.

Dicen quienes han tenido contacto con el ex duque, que los 466 días en la cárcel abulense le han pasado factura. Su pelo, que empezó a lucir canas hace ya un lustro durante la instrucción del ‘caso Nóos’, está mucho más blanco y el marido de la infanta Cristina está muy delgado.

El ejercicio, dice, se ha convertido en una obsesión para Urdangarín, que escribe muchas cartas y cuida su propio huerto.

Comienza la cuenta atrás para el yerno del Rey Juan Carlos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl pánico de Rivera
Artículo siguienteDimitir es un verbo que también han de conjugar los magistrados
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =