Ángel Vallejo es el socio director del Departamento Procesal, Seguro y Derecho Marítimo del despacho Maio Legal. Su trayectoria comenzó en una boutique legal especializada en derecho marítimo y seguros de grandes riesgos, para luego pasar a grandes despachos internacionales incluyendo un período en firmas big four.

La firma se fundó en 2011 con 11 profesionales. Hoy son más de 70, con cinco sedes, dos de ellas en México y un China Desk en Hangzhou. Todo un logro en una década complicado para los negocios jurídicos

Cuando fundamos la firma y empezamos a trabajar, todo el mercado de los negocios, no sólo el legal, estaba inmerso en una de las grandes crisis del siglo. Nosotros lo vimos como una oportunidad porque nos permitía ofrecer servicios de calidad a las compañías sin la carga de costes internos administrativos y del nivel de facturación asociado a las grandes firmas. Prestación de primera con un coste razonable para los clientes.

¿En qué medida considera que su crecimiento se ha visto reforzado por su especialización en la prestación de servicios jurídicos a las empresas?

Intentamos no perder de vista nuestra especialización por áreas y por sectores de negocio. Se trata de conocer bien no solo la parte estrictamente legal de las actividades de nuestros clientes, sino también la operativa del mercado en que se mueven. Eso nos aporta un marco de referencia muy útil, a la vez que aporta a los clientes una garantía de que valoramos tanto las cuestiones jurídicas como las comerciales y operativas de su negocio. La especialización nos ha permitido crecer en nuestra actividad, sin olvidar que el derecho, como los negocios, no está compuesto por compartimentos estancos sino por vasos comunicantes.

casi la totalidad de nuestros socios están reconocidos por el directorio Chambers y todos por Best Lawyers

Al hilo de lo anterior, ¿considera que su «juventud» como firma les ha permitido ser más dúctiles en la adopción de las nuevas tecnologías aplicadas al Derecho y por tanto más competitivos?

Todos los socios de la firma hemos tenido experiencia de trabajar en despachos multinacionales. Eso nos ha permitido estar al día en cuanto a la tecnología más reciente aplicada a la práctica del derecho. A partir de ahí, las incorporaciones de abogados jóvenes nos ha permitido mantenernos plenamente actualizados en lo tecnológico. No perdemos de vista, además, que la tecnología posibilita el trabajo desde cualquier sitio con pleno acceso a la totalidad de los expedientes y casos en papel, el tratamiento más rápido y eficaz de la información, y eso nos permite resultar mucho más competitivos en coste, rapidez y calidad en nuestro mercado.

Al ser una firma nueva, ¿han notado mayor dificultad en acceder a temas relevantes?

La calidad de nuestros profesionales ha suplido el hecho de que seamos una firma nueva. Casi la totalidad de nuestros socios están reconocidos por el directorio Chambers y todos por Best Lawyers. Esto, por cierto, nos permite no sólo un mayor reconocimiento en el mercado, sino además nos permite atraer a la firma profesionales de primer nivel.

Por ejemplo, en el área procesal hemos llevado temas complejos e importantes como la demanda por la resolucion del contrato de concesión del aeropuerto de Castellón, por importe de 120mm, que resultó un éxito; o actualmente, llevamos varias reclamaciones en relación con la construcción de parques eólicos de 350 y 200 MW.

Teniendo en cuenta el crecimiento de la firma, en número de abogados y de oficinas, ¿no temen que se produzca una pérdida de contacto directo del cliente con el socio?

Uno de nuestros principios fundacionales fue mantener el compromiso de cercanía del socio responsable con el cliente. La desconexión del socio con el caso en cuestión y con el cliente es uno de los problemas que detectamos todos en nuestro paso por las grandes firmas. Esa separación generaba frustración en el cliente y un descenso en la calidad del servicio. En MAIO tuvimos muy claro desde el principio que no caeríamos en ese error, y lo hicimos sobre dos bases que han demostrado ser muy efectivas: por un lado, un crecimiento orgánico del número de socios y, por otro, la limitación del número de asuntos que asumimos en la firma. Mantenemos el espíritu de boutique de alta calidad en el servicio y de máxima disponibilidad de cara al cliente.

Entrevista publicada por Actualidad Jurídica Aranzadi

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre