domingo, 29mayo, 2022
22.5 C
Seville

Unidas Podemos corrige la nefasta gestión de Margarita Robles en la crisis de Ucrania

Sánchez salva in extremis el Gobierno de coalición, pero las relaciones con Rusia quedan seriamente dañadas

- Publicidad -

análisis

El Ejército, clave en las elecciones presidenciales colombianas

En las próximas elecciones presidenciales de Colombia hay que tener en cuenta un factor determinante y es el fantasma intervencionista de las Fuerzas Armadas,...

La Corte Suprema de la India dictamina que la prostitución es una profesión legal

La Corte Suprema de la India, con el juez L Nageswara Rao como presidente ha hecho pública la sentencia mediante la que se despenaliza...

Europa gira a la derecha

Las recientes elecciones en Hungría y Francia corroboran el giro a la derecha en el continente, incluyendo a España, y la crisis de los...

El Repaso del 27 de mayo: análisis sobre las principales noticias y portadas

Cada día en El Repaso analizamos las principales noticias, echamos un vistazo a las portadas, tanto nacionales como internacionales y comentamos en directo la...
- Publicidad -
- Publicidad-

Cuando a Putin le falla un ministro o funcionario del Kremlin lo envía a Siberia directamente y sin piedad. Pedro Sánchez los pone ante el pelotón de fusilamiento de la prensa, o los deja caer, o simplemente los desautoriza fuera de cámara para que ellos mismos se hagan el harakiri político. Al final, Margarita Robles, que iba para gran mariscala de campo en la guerra de Ucrania, ha terminado degradada al rango de cabo furriel. Son las primeras bajas de la Tercera Guerra Mundial. Y eso que llevamos dos días de conflicto bélico. Cuando hayan pasado dos años solo quedará Sánchez, en plan Napoleón, mano en el pecho y espada en ristre frente a todo el Imperio Ruso y a su destino fatal.

Lo de Robles era más que evidente que no se sostenía por ningún lado. La ministra se pasó tres pueblos (tanto que llegó a Sebastopol) al anunciar el envío de fragatas, aviones y tropas al Mar Negro, pero medio país se le ha echado encima y el Gobierno ha tenido que replegar velas. Más vale perder una batalla y retirarse a tiempo que perder la guerra entera. Ayer, la titular de Defensa se rectificó a sí misma ante los periodistas (o más bien la rectificaron). Después de que el presidente la llamara a capítulo (debieron montarle un consejo de guerra en Moncloa de padre y muy señor mío), el ardor guerrero de la ministra se enfrió de forma notable. El lenguaje belicoso de las primeras horas (Robles sobreactuó hasta parecer más otanista que los generales del Pentágono) dio paso a unas declaraciones mucho más atemperadas y prudentes, que era lo que tocaba desde el principio teniendo en cuenta que estaba en juego ni más ni menos que un conflicto nuclear a gran escala. Tras la bajada de pantalones ministerial, ahora de lo que se trata, según Robles, es de “trabajar por la paz”, una afirmación que quizá (y no queremos ser agoreros) llegue demasiado tarde.

La aclaración de la ministra, producto sin duda del rapapolvo del Alto Mando monclovita, no hay quien se la trague. Por la paz se trabaja dando la brasa en la ONU, estrechando manos con diplomáticos del país enemigo o enarbolando banderas blancas en una pacífica manifestación ciudadana, no enviando la fragata Blas de Lezo, con sus cañones al viento, a la zona en conflicto. ¿Qué pensarán en los submarinos nucleares de Putin cuando levanten el periscopio y vean llegar a los alegres marineritos españoles a las aguas del Mar Negro? No los tomarán como hermanitas de la caridad precisamente, ni como enviados de una oenegé pacifista. Más bien los identificarán como peligrosas fuerzas hostiles. Normal.

Así las cosas, no extraña el inquietante comunicado que ayer mismo emitió Moscú para valorar las últimas noticias sobre la crisis en la frontera oriental. Un mensaje con el que el Kremlin acusaba a la OTAN de estar acumulando tropas en la frontera, al tiempo que colocaba a España en la diana como país proyanqui, rabiosamente atlantista y enemigo de Rusia. La que has liado Margarita.

Obviamente, el cambio de rumbo o viraje en la estrategia de la ministra no solo tiene que ver con la llamada al orden de Sánchez, sino con las fuertes presiones que Unidas Podemos ha ejercido sobre el ala socialista del Gobierno. Pablo Iglesias abrió el fuego desde las baterías mediáticas al asegurar que “no hay que ser ni pro ruso ni pro Estados Unidos, hay que ser pro paz”. Además, acusó a Robles de tomar “por tontos a los españoles” al tratar de convencerlos de que vamos a Ucrania a hacer una “guerra humanitaria”, una afirmación que recordó cuando el mejor Forges dijo aquello de que no hay guerras justas y guerras injustas, solo hay malditas guerras. Está claro que Iglesias sigue ostentando la posición de gran macho alfa de la izquierda española (ya no desde las tribunas políticas, pero sí desde los púlpitos radiofónicos) y su arenga pacifista terminó de movilizar a las huestes podemitas, que ayer dieron la última estocada a la titular de Defensa. El coportavoz de Podemos, Pablo Fernández, constató que el Gobierno ha “rectificado y cambiado el tono” al pasar de movilizar cazas y buques a hablar de “desescalada y diálogo”, una posición política más acorde con el “país del no a la guerra”. Y el propio Pablo Echenique se permitió hacer un chascarrillo ingenioso en Twitter al comparar las tesis e ideas de Robles con las que mantendría el mismísimo Aznar: “Mirusté, yo y aquí my good friend Bush somos unos convencidos del ‘no a la guerra’, pero no podemos mirar hacia otro lado con las armas de destrucción masiva de Sadam”.

Tras la ofensiva podemita, Sánchez, que otra cosa no, pero huele el peligro a distancia como un lobo estepario, vio cómo los peores fantasmas de la guerra de Irak que en su día acabaron con el aznarismo se revolvían también contra él. Fue entonces cuando visualizó las calles de Madrid rebosantes de ciudadanos indignados enarbolando pancartas, levantando manos pintadas de rojo y gritando “no a la guerra”. Y sobre todo se vio a sí mismo en la cola del paro tras perder las próximas elecciones. Ágil de reflejos como aquellos francotiradores apostados entre las ruinas de Stalingrado (y perdón por el símil bélico), el presidente entendió que su ministra no había leído correctamente la situación internacional, la actual coyuntura mundial, como suele decirse, o en otras palabras: Margarita la había cagado y ahora España estaba en el punto de mira de los misiles de Kaliningrado. Nada, una broma. Fue así como el premier socialista fue consciente del desastre y decidió, a la mayor urgencia posible, pasar a la acción y matizar la posición del Gobierno respecto al conflicto de Ucrania.

De momento el golpe de timón de Sánchez ha servido para salvar, por enésima vez, el Gobierno de coalición con Unidas Podemos, aunque ya no podrá evitar que rompamos relaciones con la Madre Rusia ni que la KGB nos ponga en un lugar preferente en la lista negra de enemigos irreconciliables. Tras este lamentable episodio solo vamos a conseguir que los rusos nos corten el suministro de gas por aliados de los yanquis (condenándonos a un duro invierno albaceteño), y que los hackers y piratas informáticos de Putin, maestros de la ciberguerra, empiecen a jugar con los ordenadores del Estado español como un niño travieso con su videoconsola. El caos lo tenemos más que asegurado, y todo por una señora que quiso darse el placer de jugar a la guerra por unas horas. Lo más curioso de todo es que han pasado varios días y la mujer sigue sin presentar la dimisión. Si fuera rusa ya estaría en Siberia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. En principio me parece certero el artículo, pero es un poco pronto para asegurar que ese será el fin de Margarita Robles.
    Cabe otra posibilidad; la cosa se enquista un poco más y, en efecto, se envía un contingente importante de tropas a Ucrania, lo más probable es que, de inmediato, Unidas Podemos abandone el gobierno, se llama a arrebato y surge la idea de un gobierno de concentración.
    ¿Quién presidiría ese Gobierno? Margarita Robles.

  2. A la Margarita «Lechuza de la Muerte» habría que enviarle a sus hijos al frente, a la primera linea de fuego; así, estoy seguro que se transformaria en una pacifista de tomo y lomo. Pero, mientras vayan los hijos de los pobres, ella se le puede hinchar el papo-rubio de hormonas belicistas. Es una clasista de tomo y lomo, seguro que fue impuesta en el gobierno de Sánchez por el Pentagono; pues, al fin y al cabo, no dejamos de ser una colonia yanqui dentro de su protectorado europeo; prueba de lo que afirmo, nuestra pertenencia a la OTAN. ¿Donde está ahora el Felipe Cal Viva?; supongo que en Colombia su patria de adopción.

  3. El fascismo de Margarita Robles es de sobra conocido y comentado; de hecho ha estado, al menos en dos ocasiones, como destituible, algo que si se hubiera hecho a tiempo nos habría ahorrado sus barbaridades. Esperemos su dimisión o al menos que la dimitan. Ahora bien, el daño que ha causado a nuestras relaciones con Rusia ya está hecho y nuestra diplomacia debe trabajar sin denuedo para restaurarlas. Nos pasamos los vida pasándole la mano a la que ya es, como mucho, la tercera potencia mundial (EEUU), y poniéndonos a mal con chinos y rusos, los nuevos reyes del mambo. Los españolitos, como siempre, metiendo la pata.

  4. Margarita Robles,aunque sea mala,no es la mala de esta pelicula.
    El malo o la mala de la pelicula,el termino masculino o femenino da igual,se llama Pedro Sanchez.¿Acaso alguien es capaz de pensar que una ministra tiene facultad suficiente como para pasarse por el forro al presidente del gobierno y sacar y enviar contingente militar español a otras latitudes del planeta?
    A veces da verguenza y asco de pertenecer a un pais,España,que es mas papista que el papa en la defensa de los intereses economicos de los EEUU.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -

últimos artículos

Justicia para Marta del Castillo

Toda España sabe que con la vida de Marta del Castillo, acabaron unos desalmados. Que los padres de Marta reclaman Justicia, también lo sabemos...

Miguel Hernández, la última herida del alma

Lo decía un proverbio del siglo XVI: “Si el diablo se empeña, no hay salvación”. Lo cierto es que, aunque no creamos en el...

La meritocracia en España…que nos lo cuenten a los que emigramos

El debate sobre la meritocracia que se ha abierto en España en la última semana es un tema en el que podrían opinar largo...

El Ejército, clave en las elecciones presidenciales colombianas

En las próximas elecciones presidenciales de Colombia hay que tener en cuenta un factor determinante y es el fantasma intervencionista de las Fuerzas Armadas,...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Soros en el Foro de Davos: «Podemos estar ante el comienzo de la Tercera Guerra Mundial y nuestra civilización puede no sobrevivir»

El multimillonario George Soros ha intervenido en el Foro de Davos para "alertar" de la importancia que tiene derrotar a Rusia de manera urgente....

José Antonio Zorrilla, embajador de España retirado, imparte una conferencia sobre la guerra en Ucrania: «Lo siento si os quito la inocencia»

José Antonio Zorrilla cuenta en su currículo con una larga experiencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Ha sido diplomático y cónsul general...

Estados Unidos compra millones de dosis de vacunas para el «nuevo virus» de la viruela del mono

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos acaban de firmar un acuerdo por 119 millones de dólares que se destinarán a la compra de vacunas...

El mensaje urgente de Ignacio Ramonet (Le Monde) sobre la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU y las aves de «destrucción masiva»

Ignacio Ramonet es periodista, catedrático de teoría de la comunicación y especialista en geopolítica. Actualmente es director de Le Monde Diplomatic en español. En...

El editorial del New York Times que gira el relato sobre la guerra en Ucrania: «La guerra se está complicando y EEUU no está...

El editorial con el que abrió su edición el New York Times el 19 de mayo ha supuesto una sorpresa tanto para sus lectores...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Justicia para Marta del Castillo

Toda España sabe que con la vida de Marta del Castillo, acabaron unos desalmados. Que los padres de Marta reclaman Justicia, también lo sabemos...

Miguel Hernández, la última herida del alma

Lo decía un proverbio del siglo XVI: “Si el diablo se empeña, no hay salvación”. Lo cierto es que, aunque no creamos en el...

La meritocracia en España…que nos lo cuenten a los que emigramos

El debate sobre la meritocracia que se ha abierto en España en la última semana es un tema en el que podrían opinar largo...

El Ejército, clave en las elecciones presidenciales colombianas

En las próximas elecciones presidenciales de Colombia hay que tener en cuenta un factor determinante y es el fantasma intervencionista de las Fuerzas Armadas,...