“Nuestro proyecto se inicia a partir de un plantación forestal de acebuche, el olivo silvestre, en el paraje de Campo Coy, en Caravaca de la Cruz, a más de 900 metros de altitud, con inviernos fríos y veranos secos, que hacen que la cosecha dependa bastante de la climatología. Por ello, aunque producción es escasa, se obtiene un producto único”, ha explicado el representante de la empresa Acebuche Campo Coy, Tomás Navarro.

Navarro ha detallado igualmente que “la puesta en marcha de este proyecto es un homenaje a nuestros abuelos, que hace más de un siglo elaboraban el aceite en lo que entonces era una pedanía de Caravaca llena de vida”, asemás de que ha declarado Tomás Navarro, quien ha explicado que el proceso de elaboración se realiza en una cooperativa ecológica de Calasparra”. 

La plantación la componen alrededor de 100 hectáreas de arbolado de cultivo ecológico, sin tratamientos fitosanitarios, de los que se obtiene la acebuchina: un fruto más pequeño que la aceituna, con un rendimiento mucho menor y del que tras su paso por la almazara, también ecológica, se obtiene un zumo con características antioxidantes y cardioprotectoras muy superiores al aceite de oliva virgen extra.

Los usos de este producto, además de por su sabor suave que permite utilizarlo en cualquier elaboración culinaria, también se recomiendan como uso cosmetológico, bien en prevención o como tratamiento para úlceras grado, dermatitis, hidratación, eritema del pañal y otras afecciones. 

Por su parte, el director general de Agricultura, Industria Alimentaria y Cooperativismo Agrario ha manifestado que “desde la Administración Regional apoyamos este proyecto pionero, y nos llena de orgullo ver cómo el sector agroalimentario de la Región de Murcia está innovando continuamente, como en este caso, poniendo en valor un producto de altísima calidad y cantidad limitada que está suponiendo una alternativa a otro tipo de cultivos de más difícil producción en determinadas zonas de nuestra geografía”.

Gómez ha explicado que “la Región de Murcia, en ciertas producciones agrícolas, no pude mirar a grandes cantidades sino a la calidad, que será lo que nos diferenciará en el exterior”.

El alcalde de Caravaca de la Cruz ha cerrado el acto, destacando que “proyectos como este significan apostar por el medio rural y por los beneficios de un cultivo ecológico de calidad”.

José Francisco García ha asegurado que “es de agradecer y poner en valor la valentía de emprender un proyecto empresarial en tiempos adversos como los que atravesamos y los hermanos Navarro Oliver han puesto toda la ilusión en una iniciativa que dignifica el campo caravaqueño”.

“Desde las administraciones públicas debemos ayudar este tipo de proyectos, apoyando las inversiones que generan riqueza, empleo y dinamismo a las zonas más deprimidas económica y demográficamente”, ha añadido el alcalde, quien ha declarado que “aunque otros lugares de la Región tienen una amplia tradición en el cultivo del olivo y en la elaboración de aceite de oliva, el Noroeste cada vez apuesta de una forma más fuerte por este cultivo, que forma parte de la trilogía de la agricultura mediterránea junto al trigo y a la vid desde la Antigüedad clásica”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre