lunes, 15agosto, 2022
29.7 C
Seville

Un pozo de desigualdad

Miguel Ángel Cerdán
Miguel Ángel Cerdán
Licenciado en Historia. Profesor de Secundaria en la enseñanza pública. Articulista en diversos medios digitales e impresos de la Comunidad Valenciana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Bastante desapercibido, entre ese maremágnum de noticias que, tal y como afirmaba Umberto Eco, más oculta la realidad que la muestra, ha pasado el último Informe del Defensor del Pueblo, recientemente presentado al Congreso. El Informe en cuestión, en sus propias palabras, señala que en España hay “un pozo de desigualdad sin precedentes”, y que el malestar social, lejos de disminuir, “ha crecido” en los últimos tiempos de supuesta recuperación.

Para el Defensor del Pueblo, y haciéndose eco de datos de Caritas y del Informe FOESSA, “el 70 % de los hogares españoles no percibe que los efectos de la recuperación les alcancen, ni tienen confianza en que en el futuro lo haga”. Ese escepticismo se basa, según el Defensor, en aspectos relacionados con el empleo, la protección social y la fiscalidad. En el empleo, la triada negativa, como no podía ser menos, se centra en el elevado nivel de paro, dónde todavía hoy hay un 9 % de empleo menos que en el periodo previo a la Crisis, en los bajísimos salarios y en la elevada precariedad laboral. En cuanto a la inversión pública, el Informe señala que se ha experimentado un continuo descenso que ha situado el 2017 en el mínimo de los últimos cincuenta años. No es extraño pues que aquellos capítulos que constituyen la base del Estado de Bienestar, y de los salarios indirectos que hacen posible la igualdad real de oportunidades, como son la Sanidad, la Educación y los servicios sociales se hayan reducido cada vez más. Énfasis especial se hace en un gasto educativo que se ha reducido hasta apenas el 4 % del PIB y que se sitúa bastante por debajo de la media de la OCDE. Y por lo que se refiere a la fiscalidad, los impuestos directos, más progresivos, y en los que paga más quién más gana, “han visto reducido su peso relativo en más de 5,5 puntos”, mientras que los indirectos sobre el consumo, especialmente el IVA, y que todo el mundo, con independencia de su renta, paga por igual, han aumentado su peso en la misma proporción.

En definitiva, nos hemos instalado en España en una perpetua divergencia. Y eso no hace falta que nos lo muestre el Informe del Defensor del Pueblo; basta echar un vistazo a nuestro alrededor y a la realidad cotidiana. Los ricos, los poderosos, ese 10 % de la población española con mayores ingresos y mayor patrimonio, son cada vez más ricos, y la exhibición de su riqueza más obscena. Y el 90 % restante, es decir, la práctica totalidad de los españoles, es cada vez más pobre. No es extraño pues que el ascensor social, según indica el Informe, haya cambiado de dirección, y el empobrecimiento y las nulas expectativas de futuro estén ganando por goleada la partida. Esa es la realidad de nuestro país, una realidad que no se puede disimular ni ocultar. Le pese a quién le pese.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído